fbpx

Una nueva boca eruptiva en el volcán de La Palma obliga a más evacuaciones

Más de 550 personas han sido evacuadas y unas 100 viviendas arrasadas por la lava.

El río de lava del volcán de La Palma continúa avanzando hacia el mar, aunque en las últimas horas su ritmo se ha ralentizado. El cráter cuenta desde la tarde del lunes con una nueva boca eruptiva en las cercanías del pueblo de Tacande, en El Paso, lo que ha obligado a ampliar las evacuaciones, que afectan ya a 5.550 personas.
 
Por el momento, el semáforo se mantiene en rojo, en situación de emergencia, y el proceso eruptivo continúa. El Comité Director reunido este lunes, con la presencia del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y del Presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha insistido en que la seguridad es el objetivo principal de todas las actuaciones que se están llevando a cabo y han pedido a la población que no se acerque a la zona y que sigan las indicaciones de las autoridades.

Además, un terremoto de magnitud 3,8 ha sacudido La Palma, con epicentro en sureste del municipio de Tazacorte y foco a tres kilómetros de profundidad, según informa el Instituto Geográfico Nacional. El temblor se ha registrado a las 21.32 horas, hora canaria, no ha ocasionado daños y ha sido sentido en varios municipios de la isla.
 
El volcán Cumbre Vieja de La Palma entró este domingo en erupción, en la zona de Las Manchas, después de más de una semana en la que se han acumulado miles de seísmos en la zona y los científicos presagiaban actividad volcánica inminente. La erupción ha provocado que el nivel de emergencia en la región se sitúe en rojo y que la UME se desplace a la isla para participar y colaborar en las tareas de evacuación y contención de las llamas.

Sánchez ha postergado su viaje programado a EEUU hasta la tarde de este martes y ha cancelado su agenda en el país norteamericano, con la excepción del discurso ante la Asamblea General de la ONU que se adelanta al miércoles 22 de septiembre.

Durante toda la noche, el Cumbre Vieja ha seguido activo, expulsando material volcánico y lava, que avanza a más de 700 metros por hora hacia el mar engullendo campos de cultivo y viviendas a su paso. No hay víctimas mortales, pero aún falta por evaluar los daños materiales que dejará un fenómeno que aún no se sabe durante cuánto tiempo se podrá extender.
 
Por el momento, el espacio aéreo continúa abierto, pero Enaire sigue de cerca la evolución de la situación para tomar cualquier decisión al respecto. Serán las aerolíneas las que en última instancia decidirán si vuelan a La Palma, han señalado fuentes de Aena.

Las erupciones volcánicas son recurrentes en el muy largo plazo y la percepción del riesgo de que ocurran está subestimada. Esta es una de las conclusiones de un análisis del Consorcio de Seguros, entidad pública que se encargará de indemnizar a los afectados por la erupción en La Palma siempre y cuando el bien estuviera asegurado.

Pese a las advertencias de las autoridades, los lugareños y visitantes de La Palma se acumulan en las laderas para observar de primera mano un espectáculo nunca visto en 50 años.

Artículos relacionados

CatalanSpanish