RSU Orihuela

La Guardia Civil de Alicante ha detenido en Formentera del Segura a tres hombres de 30, 46 y 63 años que habían formado una plataforma ilegal de televisión que facilitaba la distribución fraudulenta de canales de pago a medio millar de clientes extranjeros por toda la Vega Baja y que fueron descubiertos tras instalar una antena parabólica de grandes dimensiones en el huerto de un vecino sin permiso.

Así, según ha indicado la Comandancia en un comunicado, han sido arrestados como autores de los delitos contra la hacienda pública, contra la seguridad social, blanqueo de capitales, usurpación de bienes inmuebles, contra la propiedad industrial y pertenencia a grupo criminal.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, los detenidos instalaron una antena parabólica de grandes dimensiones en el huerto del vecino anclada con hormigón, que fue descubierta por el propietario del terreno.

Los agentes realizaron la inspección técnico-ocular y siguiendo la senda del cable llegaron a una nave que se encontraba inactiva, e identificaron al propietario de la misma.

La Guardia Civil averiguó que el hombre se dedicaba a facilitar el acceso de forma pirata a canales de televisión de pago, a través de una empresa de plataforma de televisión digital que había montado junto a un instalador y un informático.

En menos de un año de creación, estas tres personas habían conseguido cerca de medio millar de abonados, todos extranjeros, por la comarca alicantina de La Vega Baja, señalan las mismas fuentes.

Estos clientes pagaban unos 25 euros mensuales y podían elegir ver a la carta cualquier canal o plataforma digital de su elección.

El sistema utilizado para acceder a los canales, es el conocido método del “cardsharing”, por el que, a partir de una tarjeta legal de abonado, se obtienen los datos de decodificación de la señal y se distribuye de forma ilegal entre los centenares de receptores.

Detenidos por distribuir televisión de pago “pirata” tras instalar sin permiso una antena parabólica en un huerto

Los ingresos semanales, todos en dinero no declarado, oscilaban entre los 500 y los 3.000 euros de beneficios, hasta hacer un total de 450.000 euros, libres de impuestos y de pagos a la hacienda pública, que blanqueaban posteriormente a través de movimientos bancarios, siempre por debajo de los 3.000 euros, para no ser detectados por los controladores del Banco de España. Por otro lado, las pérdidas para las plataformas digitales legales de pago, ascienden a unos 10.000-15.000 euros mensuales.

En los dos registros que se realizaron, en la nave de Formentera del Segura y en una vivienda de Rojales, la Guardia Civil incautó grandes cantidades de receptores satélites, decodificadores, moduladores, reproductores, antenas parabólicas y material susceptible de ser utilizado en instalaciones para nuevos clientes, valorados en unos 40.000 euros.

La Guardia Civil de Almoradí detuvo al cabecilla de la organización, residente en el Reino Unido, en uno de sus viajes a España, así como al ingeniero y al informático con quienes trabajaba.

Tras pasar a disposición judicial, los tres detenidos han quedado en libertad con cargos, y la Guardia Civil continúa con el análisis de toda la documentación incautada.

 

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante