La cruz, la luna y la hoz

Una niña protege un juguete contra las bombas

dictaduras Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

La humanidad SORDA y muda pervive en la inercia de los días nublados o con sol tiránico, se queja del trabajo precario, si lo tiene, o lamentando no tenerlo; pensando que solo la inercia oscura y hueca, acabará solucionando todos los problemas del orbe. Y es que en realidad la vida es cualquier sistema autónomo que se replique, como las bacterias… y más adelante lo harán los robots.

En las escuelas públicas, en los institutos públicos, centros de formación de ciudadanos y ciudadanas futuros, no debería impartirse ningún credo religioso, bajo ningún concepto. Las religiones y sus símbolos, ya han vertido –y aún siguen vertiendo-, mucha sangre en la historia de la humanidad, de tal manera, debe quedar para el ámbito privado de cada uno/a. Me da igual si llevan gorra yanqui, velo o turbante. “El hábito no hace al monje” sino las enseñanzas. Os puedo asegurar, que si la educación y la cultura, se ponen al servicio del conocimiento en libertad, igualdad y solidaridad, potenciando una democracia PARTICIPATIVA en las aulas, más pronto que tarde, los alumnos y alumnas cambiarán determinadas indumentarias, si éstas, están impuestas contra sus voluntades.

DICTADURAS religiosas, ninguna, y dictaduras políticas, menos. Las democracias no las fortalecen los partidos políticos, donde la GRAN MENTIRA se agiganta y se desploma, en la otra gran mentira del fascismo. Las democracias las fortalecen, los ciudadanos y ciudadanas interviniendo en todo el edificio democrático, desde los cimientos hasta la azotea, solo así se conseguirá hacerla robusta y poderosa, con millones de ojos y manos dispuestos a trabajar  en la ilimitada cooperativa del futuro, donde en vez de seguir “replicándonos” evolucionemos.

…Y otra vez el crimen, el maltrato, la violación y el abuso a la mujer, como diana de todos los males, económicos, culturales, educativos, legislativos y psiquiátricos. Otra vez la muerte, la guerra santa del varón, contra la eterna EVA culpable de todas las calamidades de la humanidad. Otra vez la religión, la superstición del caníbal con sed de sacrificios diarios, el camino más fácil, porque la democracia se la ha comido un caballo y alguien tiene que limpiar la MIERDA de tanta incompetencia humana. Necesitamos hablar, debatir hasta extenuarnos, escuchar y pensar, que nadie nace asesino ni asesina. Las democracias no pueden seguir siendo un túnel, sino una avenida amplia y abierta, dando cabida a todos los viajeros/as que pululamos por este, nuestro/a único mundo, todavía por conocer.

Otro asunto triste es depender de las guerras. Trabajar para las guerras es como pasarte el ombligo con un anzuelo para ser pescado por tus semejantes, porque hay que comer y cuando no hay democracia hay muertos, más muertos, por todas partes. La muerte de inocentes es uno de los mayores negocios en la actualidad: es la ley de la oferta y la demando dicen los “entendidos” economistas, afirmando que todavía no se construyen suficientes móviles de ultra última generación. Al final todo quedará reducido a un espejo mate y plano, donde solo se reflejará una noche larga y sin estrellas: Si algún avispado “emprendedor” quiere invertir aquí…