```

Noticias de Alicante y provincia

miércoles, 24 abril 2024

Trabajadores de la cárcel de Villena reclaman horarios para poder conciliar

El Sindicato Tu Abandono Me Puede Matar explica que algunos empleados recorren cada día hasta 260 kilómetros.

El sindicato de trabajadores penitenciarios Tu Abandono Me Puede Matar comenzará una recogida de firmas a partir del próximo lunes 21 para reivindicar a Instituciones Penitenciarias un cambio de horarios que permita mejorar la conciliación familiar a los trabajadores del Centro Penitenciario Alicante II, en Villena. La medida la solicitaron a finales del pasado noviembre sin haber recibido respuesta por parte de la Secretaría General por lo que se han decidido a comenzar la campaña de adhesiones. Según explica esta entidad, el pasado año se autorizó el cambio de horario a tres prisiones alejadas de grandes poblaciones. En la de Villena algunos empleados, los que residen en Murcia, llegan a recorrer unos 260 kilómetros diarios.

La reclamación pide aplicar los horarios compactos a trabajadores no sujetos a turnos del área de oficinas (oficinas, área mixta y tratamiento). Los mismos horarios que afirman que la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias ha otorgado a los centros de Estremera, Albocácer y Morón, a través de la instrucción 5/21. Estos centros se encuentran a 75 km. de Madrid, 58 km. de Castellón y 65 km. de Sevilla respectivamente. Explican en un comunicado que el personal afectado tiene que perder “una cantidad de tiempo notable en desplazamiento, un gasto económico importante en combustible y además no tiene la opción de teletrabajar”.

Los trabajadores de la cárcel de Villena residen en Alicante (70 km.), Albacete (100 km.), Valencia (110 km.) y Murcia (130 km.). Las fuentes citadas explican que la situación provoca que en cada concurso anual de traslados quedan desiertas plazas en las áreas citadas “por resultar poco atractivas para los funcionarios” así como “la pérdida notable de poder adquisitivo que hemos sufrido los funcionarios de prisiones, con sueldos prácticamente estancados desde hace 20 años, las enormes distancias que tenemos que recorrer diariamente para llegar a nuestro puesto de trabajo, debido a la deslocalización de las prisiones respecto de los principales núcleos poblacionales y el encarecimiento del combustible que además ahora se ha incrementado considerablemente debido a la guerra de Ucrania”.

Los trabajadores consideran que de autorizarse dicho horario, “paliaría la estampida de funcionarios que se produce cada año, además del consiguiente problema de tener que comenzar de cero en formar a todos los trabajadores que llegan nuevos ganando en eficacia funcional”.