Noticias de Alicante y provincia

lunes, 28 noviembre 2022

San Vicente pone el foco en detectar y eliminar la violencia de género

Este 25N el Ayuntamiento ofrece encuentros con la activista Marina Marroquí y actividades para todos los públicos, especialmente dirigidas a la juventud

Desde 2003 han sido asesinadas en España 1.171 mujeres por violencia machista y 47 niños y niñas desde 2013 hasta el pasado 12 de septiembre, según datos del Gobierno. Unas cifras que, lejos de ser datos estadísticos, son realidades muy cercanas, que calan desde la niñez. En el Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig han atendido en los últimos años a una media de 80 mujeres al año. Es decir, una o dos mujeres cada semana busca información y apoyo para salir de la espiral de violencia.

- Advertisement -

Los profesionales que presencian día a día el rostro de la violencia de género afirman que no entiende de edad, ni de posición social. La violencia progresa como una enfermedad devoradora que muestra al principio indicios de los golpes que están por llegar. Saber detectar estas conductas agresivas hacia la mujer es en lo que trabaja el Consistorio.

Desde la Oficina de Atención a la Víctima del Delito «nos llegan todas las semanas las mujeres que tienen una orden de alejamiento en vigor«, explica Laura Sánchez, psicóloga y jefa del Departamento de Integración e Igualdad. 59 de ellas constan como usuarias del servicio de telealarma el mes pasado.

- Advertisement -

Son mujeres que llegan en situación de shock. «Las mujeres no denuncian fruto de un proceso consciente, razonado y meditado sino que sobreviene porque casi te matan, sobreviene porque el otro ha dicho que ha visto no sé qué y tú no querías hacer nada».

Laura Sánchez, jefa del Departamento de Integración e Igualdad en el Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig

Antes de llegar a ese punto, la escalada de violencia es progresiva y muchas veces no se reconoce. Laura relata que además de las víctimas que proceden de la oficina de atención a la víctima, en la primera planta de los juzgados de San Vicente, también les llegan otras derivadas por compañeros, trabajadores sociales, o de centros de salud, a veces de institutos. Otras víctimas «que no han podido tomar conciencia de que esto que viven es una situación de violencia«, que no han denunciado y cuya intención no es denunciar».

Muchos de estos casos ocurren «cuando hay sometimiento económico, menosprecio, aislamiento social pero no hay golpes». Es la cara oculta de la violencia para la sociedad.

Un tercer perfil de víctima es el de mujeres jóvenes a través de sus familias. Porque «a pesar de que los jóvenes son los que más información. Es curioso. Ellos saben lo que es, pero las chicas acaban sufriendo esa violencia de género y ese machismo y no se dan cuenta«, señala la concejal de Bienestar Social, Isabel Candela.

La jefa de Integración e Igualdad lo refrenda. «Cuando hay gente que niega la violencia de género me gustaría proponerles un pequeño experimento y es que se vaya al patio de un instituto. No tienen más que escuchar la repetición de las situaciones, de las escenas de control de los chicos sobre las chicas«.

Escenas como las que los chicos y chicas del grupo de artes escénicas del IES San Vicente interpretarán este 25 de noviembre a las 12 horas, tras la lectura del manifiesto. Isabel Candela relata el impacto de esta performance. «Es muy real, es muy de ellos y te hablan el lenguaje de ellos, su lenguaje. Te están contando lo que les está pasando con situaciones reales, no con situaciones que ves en los libros o situaciones que tú como adulto presupones que puedan pasar».

Una de estas escenas es la de la chica que sale con sus amigas y les pide un selfie. «Al final termina reconociendo que sí, que él le ha mandado un whatsapp, que no se cree que está con las amigas y que quiere una prueba«.

Para llegar a los jóvenes y también a los adultos, el área de Bienestar Social ha programado tres encuentros con la educadora social Marina Marroquí, que además ha sido víctima de violencia de género, relata Candela. Dos de estos encuentros se dirigen a los institutos del municipio y el tercero abierto a todos los públicos tendrá lugar el 26 de noviembre a las 17 horas en el salón de actos de la Facultad de Educación de la Universidad de Alicante.

«Eso no es amor» habla de los clichés en las relaciones y de cómo la sociedad nos ha metido en un papel que se supone tenemos que desempeñar a lo largo de nuestra vida y de unos roles instaurados «desde hace eras» que cuando chocan desembocan en violencia. «Ese lenguaje tan cercano choca y sí que es verdad que conforme va llegando, a la parte dura de de lo que es la charla y a que se enfrenten con la realidad es fantástica. (…) Se hace un silencio brutal en la sala«. Se trata de «darle las herramientas a los jóvenes, es decir que ellos sepan reconocer qué es una violencia de género«.

Este viernes se dirigirá sobre todo a adultos, padres, asociaciones de todo tipo, profesores. Es una acción que continúa los debates iniciados años anteriores con todo el tejido asociativo de San Vicente y de la que sacaron «muchísima información», que apunta en numerosos casos a la preocupación por detectar esta violencia de género entre los jóvenes.

Isabel Candela, concejala de Bienestar Social de San Vicente del Raspeig

La edil es tajante. «Los asesinatos por violencia de género no se pueden asumir como una cuestión inevitable«. Y fechas como el 25N son necesarias, apostilla Laura Sánchez. «Tiene un valor extraordinario. Muchas mujeres acceden finalmente a la Justicia y a nosotras por eso«. Hace que la sociedad tome conciencia de que es un problema social, no individual, añade.

Y en este sentido, «algo que recibimos todos los años y anteriormente no era así son las intervenciones policiales fruto de alguna llamada vecinal o ciudadana. Después se destapaban algunos casos que estaban encubiertos. Llamadas de un vecino o de un viandante que había visto zarandear un hombre a una mujer, o insultos o golpes en domicilio es una vía ahora mismo frecuente de intervención».

Nos queremos vivas, libres y sin miedo es el mensaje que este año pone apellido a la campaña de este 25N. La frase ha sido elaborada por los propios adolescentes con los que trabajó el municipio el pasado año. Este año se han programado distintas actividades, como charlas, talleres, exposiciones, así como la performance y encuentro con Marina Marrquí mencionadas, entre los días 25 y 26 de noviembre.

El lema condensa, además, la necesidad de detectar la violencia en todas sus fases, desde las bromas hirientes, los engaños o las mentiras a los golpes y el asesinato, según marca el termómetro que mide la violencia, elaborado por Marina Marrquí. Porque en la escalada violenta «las escenas de humillación, posesión  aislamiento o control se van incrementando de nivel y hay zarandeos, empujones u otras agresiones más graves», según la experiencia de Laura Sánchez que atiende cada día a mujeres sanvicenteras.

Las maneras en que los ciudadanos y ciudadanas pueden erradicar esta lacra es acudir a profesionales. Llamar al 016, que es una llamada anónima. Acudir al Centro Mujer 24 horas cualquier día del año, en Alicante en la calle García Andreu y acudir al departamento de Igualdad municipal para asesorarse. Asimismo, acudir a la Policía Local y a la Guardia Civil, en caso necesario. Desde ayer miércoles, 23 de noviembre la provincia cuenta además con un nuevo recurso. La Oficina de Denuncias y Asistencia a las Víctimas de Violencia de Género. Un centro de asistencia integral, donde asesorarse, presentar denuncias y obtener apoyo psicológico y ayuda para la mujer y sus hijos. Abierto de 9 de la mañas a 21 horas todos los días del año en el Palacio de Justicia de Alicante.

Junto a estos recursos que ponen el foco en la seguridad de las víctimas, el Ayuntamiento está trabajando también en la elaboración de una ordenanza para la vivienda compartida, que ya está en fase de borrador y se prevé poner en marcha a primeros de 2023. Es un programa piloto que no será exclusivo para las víctimas de violencia de género pero al que podrán acogerse «mujeres que dependen económicamente del marido y no se pueden ir de casa», adelanta Isabel Candela.

En conclusión, detectar y eliminar las violencias de género depende de numerosos factores pero construye mejores y más vanzadas sociedades para toda la ciudadanía. «Aspirar a un país libre de violencia machista es una obligación democrática«, finaliza Isabel Candela.

CatalàEspañol