adif

La política ha vuelto a unir a Isabel Pardo de Vera con la fatídica curva de Angrois, en la que perdieron la vida 80 personas en julio de 2013. La nueva presidenta de Adif fue la jefa de obra de varios tramos del trazado gallego de alta velocidad, entre ellos el de los accesos a Santiago de Compostela, donde se produjo el accidente del Alvia.

Al frente del ente público, la ingeniera gallega deberá afrontar la causa judicial en la que permanecen imputadas siete personas, entre ellas dos altos cargos del administrador de infraestructuras y uno de Renfe.

Desde hace dos años, Pardo de Vera ocupaba el puesto de directora general de Explotación y Construcción de Adif, una de las siete direcciones generales de la empresa, si bien con anterioridad ocupó distintos puestos directivos como gerente de la línea AVE a Galicia, jefa de infraestructuras y directora de obras también de este corredor.

Cortabitarte, a sus órdenes

Bajo su paraguas estaba Andrés Cortabitarte, uno de los investigados en la causa que instruye el siniestro y a quien el juez atribuye 80 supuestos delitos de homicidio por imprudencia profesional grave.

Tras ser destituido como  responsable de seguridad dos meses antes del accidente, Cortabitarte fue nombrado subdirector de Innovación y Desarrollo Tecnológico, dependiente de Explotación y Construcción. Posteriormente, en junio de 2017, fue reubicado por la empresa en una subdirección de nueva creación, la de Gestión Logística de Aprovisionamiento, también dependiente del departamento que dirigía la ahora presidenta de Adif.