```

Noticias de Alicante y provincia

martes, 23 abril 2024

El pintor de Sant Joan Alfonso Sánchez seleccionado en la Bienal de Valencia

La obra de Alfonso Sánchez está muy influenciada por la extraordinaria expresividad del Arte Macroesquemático alicantino

La VI edición de la Bienal de Valencia que se desarrolla en diferentes espacios culturales y museos de la ciudad de Valencia entre los meses de noviembre y diciembre, ha seleccionado al pintor Alfonso Sánchez para participar en la exposición del Museo de la Ciudad perteneciente a dicho evento.

El artista alicantino presentará en la Bienal, uno de los eventos culturales más prestigiosos de la Comunidad, su obra “Jardín de Petracos” perteneciente a la serie Orígenes, que constituye la principal línea de trabajo actual del pintor. La obra recrea con una visión lírica, un paisaje imaginario con elementos superpuestos y fuera de contexto. El trabajo está inspirado en el hábitat en el que se podrían desarrollar las poblaciones neolíticas de hace 8000 años en la provincia de Alicante.

Es un paisaje donde se mezcla el mar y la montaña. Frutos, semillas, plantas, animales, seres marinos…construyen todo lo que era importante para estos primeros neolíticos alicantinos que hacían formidables pinturas en santuarios naturales como el de Pla de Petracos.

La obra de Alfonso Sánchez está muy influenciada por la extraordinaria expresividad del Arte Macroesquemático alicantino. El pintor desarrolla una pintura primitiva, emocional, intuitiva y gestual, creando obras que reinterpretan algunas de estas pinturas neolíticas llevándolas a un contexto contemporáneo.

La serie “Orígenes” incluye trabajos expresionistas donde encontramos figuraciones provenientes del mencionado arte macroesquemático alicantino y también abstracciones que captan esa energía primitiva.

Esta serie de trabajos propone una interesante reflexión sobre las incertidumbres y motivaciones de las personas del presente y del pasado. Sugiere paralelismos y visiones a través de la pintura entre poblaciones con más de 8.000 años de diferencia.

Tal como comenta el autor “…En el fondo, los grandes problemas de las personas no han cambiado mucho en lo esencial y la necesidad de expresar y comunicar ha debido ser siempre la misma…”