No es oro todo lo que reluce: los contras del ‘Satisfayer’

El famoso juguete sexual también tiene su lado negativo y podría perjudicar las relaciones sexuales si se hace un mal uso.

0
10886

El succionador de clítoris ha sido una de las revelaciones en el ámbito de los juguetes eróticos del 2019. Sus ventas se han disparado, ha sido el regalo -para adultos- estrella de estas Navidades y ha normalizado la conversación acerca de la masturbación femenina. El ‘Satisfayer’ ha supuesto toda una revolución y parece haber llegado para quedarse. Ante esta situación, y con la intención de fomentar el uso adecuado, algunas sexólogas han decidido compartir en redes sociales los contras del famoso instrumento, como es el caso de la sexóloga Cristina Callao, que en su cuenta de Instagram @co_razones, advierte de algunos peligros, siendo el más notable la incapacidad de alcanzar el orgasmo mediante otras vías si se hace un abuso del succionador de clítoris.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Sabías qué…❓ ⠀ Se llama succionador, pero no le hagas mucho caso al nombre, porque no, no succiona, sino que emite unas ondas 〰️ que estimulan el clítoris. ⠀ Todo el mundo habla maravillas de éste juguete y no me malinterpretéis, considero que es un juguete que ha hecho que se pueda hablar del placer sexual femenino sin tabúes 🙌🏻. Pero hay ciertas cosas que deberíais saber, más allá de ser el artículo erótico de moda del que todas hablan. ⠀ ✖️Los contras de los succionadores de clítoris: 👉🏻 Orgasmos en 2 minutos ⏰: Creedme cuando os digo que esto no siempre es una ventaja. Prisa, urgencia, inmediatez parecen haberse adueñado también de la esfera sexual. Es importante permitirnos sentir, gozar de cada fase de la respuesta sexual humana y no pasar por ellas en segundos, para ir directamente al orgasmo 💥. La finalidad de la sexualidad no es exclusivamente el orgasmo, también lo es el trayecto y estamos creando muchos atajos. 👉🏻 Estimulación localizada: El hecho de que éste juguete sea única y exclusivamente para el clítoris, hace que nos perdamos parte de nuestro autoerotismo y autoconocimiento. Además, nuestro cerebro 🧠 crea conexiones sinápticas y aprende a que orgasmar así, es fácil y rápido. Y si sólo usas este modo de masturbarte y, además, lo usas con frecuencia, tu cerebro se vuelve “vago” y se habitúa y luego te va a costar tener orgasmos de otra manera diferente. Porque te recuerdo que ni tu mano, ni la de tus compañeras/os sexuales o una lengua 👅, tiene la misma potencia que éste u otro juguete erótico. ⠀ Así que si tienes un succionador de clítoris, úsalo pero altérnalo con otras modalidades masturbatorias ✨. ⠀ ⠀ #sabíasquécristinacallao #cristinacallaopsicóloga #curiosidades #psicologia #psicologa #salud #quotes #art #artwork #ilustraciones #placer #satisfyer #succionadordeclitoris

Una publicación compartida de Cristina Callao Psicóloga (@co_razones) el

En su publicación, Cristina explica las razones por las que, el uso excesivo de este instrumento de masturbación, puede llegar a generar problemas en el ámbito de las relaciones sexuales. Señala la inmediatez y la estimulación localizada como un problema, pues el cerebro se acostumbra la “facilidad” para alcanzar el orgasmo, dificultando que se puede obtener por otros medios menos rápidos o intensos, es decir cualquier otro medio.

Aun así, no hay que alarmarse, el ‘Satisfayer’ no es ni un enemigo mortal para la sexualidad. Tanto Callao como sus compañeras sexólogas recomiendan “un uso alterno con otros medios de masturbación” para evitar que el cerebro se acostumbre a una estimulación tan intensa y no terminar esclavizando el placer a un juguete. La respuesta por tanto es sencilla, evitar el abuso con un uso responsable y dosifica, haciendo del succionador lo que es, una herramienta para la revolución sexual de la mujer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.