fbpx

Noticias de Alicante y provincia

jueves, 6 octubre 2022

La lluvia arrasa la producción de cerezas y albaricoques en el norte de Alicante

La Unió de Llauradors ha elaborado un informe tras el reciente episodio de lluvias que han afectado especialmente a la Marina Alta, en Alicante.

Las recientes lluvias que han azotado especialmente a norte de Alicante, sur de Valencia y distintas zonas de Castellón han causado pérdidas directas superiores a los 11,2 millones de euros en cultivos de cerca de 25.000 hectáreas, además de daños en infraestructuras agrarias difíciles de calcular, según los datos de un informe elaborado por la Unió de Llauradors. La producción de frutas de verano, como la cereza y el abaricoque, se han echado casi a perder y el níspero también ha resultado afectado. No obstante, en general, las lluvias han resultado bastante beneficiosas para el sector agrario, salvo en algunas zonas y producciones.

- Advertisement -

La producción de cereza, sobre todo en la zona productora del norte de Alicante, se da, igual que en albaricoque, casi por perdida. La lluvia y el exceso de humedad han provocado que no cuaje, caiga o se estropee la flor y como consecuencia las perdidas serán cuantiosas. También se observan daños en los nísperos de la comarca de la Marina Baixa.

También hortalizas de la familia de las brasicas como coles y brócoli se han visto muy afectadas en el Camp d’Elx y la Vega Baja. La alcachofa es otro de los cultivos que sufrirá deterioro comercial tras las lluvias. Las lluvias también están impidiendo la plantación de sandía al no poder entrar en los campos.

La lluvia salva el cereal y deja a la expectativa con los almendros

- Advertisement -

Respecto a los almendros, las comarcas centrales son las más afectadas por la falta de cuajado, los almendros del sur o del norte no están tan afectados y allí los efectos serán muy beneficiosos. Habrá que ver la climatología de los próximos días, puesto que la persistencia de humedad puede provocar el rápido desarrollo de hongos como la monilia, el chancro o el mildiu y en consecuencia un incremento considerable de costes y pérdidas importantes de producción.

El efecto contrario ha causado la lluvia al cultivo de cereales, señala la organización agraria, para la que el agua ha sido toda una bendición. La falta de lluvias en invierno había provocado una alarma entre los productores que daban ya casi por perdida la producción de esta campaña, pero estas lluvias podrán salvar la cosecha.

Efectos de 22 días cielos cubiertos en la Comunidad Valenciana

Marzo se cierra 22 días con cielo cubierto, circunstancia bastante inédita, según destacan los agricultores. En términos generales, el informe concluye que en la Comunitat los daños se han producido por una combinación de lluvias, exceso de humedad, viento y cielos cubiertos y tanto en cultivos de regadío como de secano. Entre las principales se encuentran en los cítricos pendientes de recolectar con el 29%, seguidos por la fruta de verano (melocotones, albaricoques y ciruelos) con el 26%, almendros con el 21%, olivos con el 15%, cereza con el 5% y hortalizas con el 4%. A los daños directos en cultivos hay que sumar los desperfectos en infraestructuras. La gran cantidad de lluvia recogida en algunas zonas ha dañado infraestructuras agrarias, sobre todo en caminos rurales donde algunos incluso han desaparecido, o en márgenes de piedra que no han podido soportar el exceso de agua y han acabado cayendo.

LA UNIÓ destaca como efectos positivos de este episodio de lluvias el ahorro de riegos y de energía, la recarga y recuperación de los acuíferos que aseguran la continuidad del riego en los pozos, el llenado de embalses que nos asegura una reserva de agua muy importante y un alivio para alejarnos del periodo de sequía en el que estábamos inmersos. En algunas zonas se aseguran reservas para más de dos años. Las lluvias han limpiado también las sales acumuladas en las raíces de los árboles, han supuesto una gran mejora de los pastos para la ganadería extensiva y para el cultivo del cereal han sido clave para salvarlos tras venir de un invierno cálido y sin lluvias.

ValenciàEspañol