Noticias de Alicante y provincia

domingo, 3 marzo 2024

La Iglesia de San Juan Bautista de Sant Joan reabre sus puertas tras ser reformada

Una subvención de 95.000 euros de la Diputación y el Ayuntamiento de Sant Joan permiten que el templo renueve la pintura de la nave central y las capillas laterales

La Iglesia Parroquial de San Juan Bautista vuelve a estar abierta después de haber permanecido durante dos meses cerrada al público y al culto para poder realizar unas obras esperadas desde hace años.

El pasado sábado, el templo volvió a abrir sus puertas por lo que se pudo apreciar la reforma valorada en 95.295 euros, realizada gracias a una subvención de la Diputación de Alicante y del Ayuntamiento de Sant Joan d’Alacant. El acto de reapertura contó con la participación del Orfeón San Juan y del Grupo de Metales de la Sociedad Musical La Paz. Ambas formaciones interpretaron piezas de gran belleza que resonaron sobre las paredes de una iglesia renovada, luminosa y resplandeciente.

Con ese presupuesto cercano a los 100.000 euros, de los que 40.000 los ha aportado la Diputación Provincial y 55.295 el ayuntamiento santjoaner, la parroquia ha renovado por completo la pintura y ornamentación de la nave central y las capillas laterales, que desde este fin de semana lucen con total esplendor. Esta subvención comenzó a gestarse hace dos años, pero diversas dificultades -incluida la tramitación de ayudas en plena pandemia del Cóvid19- impidieron que las obras pudieran llevarse a cabo hasta estas fechas.

El párroco Roque Carlos Jiménez y el sacerdote Rubén Lillo, acompañados por el alcalde, Santiago Román, la diputada nacional y concejala de Sant Joan, Julia Parra, y el concejal de Cultura y diputado provincial, David Aracil, fueron los encargados de abrir las puertas de templo. Tras ellos pasaron varios componentes de la corporación municipal, las representantes de las entidades festeras y el resto de asistentes al acto, mientras se escuchaban las voces del Orfeón San Juan, cantando en directo.

En su intervención, el párroco Roque Jiménez, destacó “la constancia de Julia Parra”, que fue quien inició todo el trámite de ayuda mientras ostentó el cargo de vicepresidenta de la Diputación y diputada de Cultura. El concejal de Cultura, David Aracil destacó “el valor histórico, patrimonial y sentimental que el templo parroquial tiene para el pueblo de Sant Joan”, e invitó a ver la exposición que estos días se muestra en el interior de la iglesia, en la que se realiza un repaso sobre las distintas obras que ha sufrido el templo, desde que una mezquita árabe de las tierras de Benialí fuera consagrada a San Juan Bautista y se levantara en este emplazamiento la primera iglesia de la que se tiene constancia, anterior al año 1315.

Por su parte, el alcalde Santiago Román repasó el largo proceso desarrollado para que estas obras fueran una realidad y agradeció “la implicación de la concejala Julia Parra, anteriormente como vicepresidenta de la Diputación y actualmente como diputada nacional, de los concejales de Cultura de Sant Joan, Javier Yebes y David Aracil, y del párroco, Roque Jiménez, por su perseverancia. Gracias a todos por vuestra colaboración porque ahora podemos levantar la cabeza y ser testigos de la rehabilitación de un monumento como es nuestra iglesia, que es patrimonio de todos. Roque, todo esto, por muchos años”, añadió el alcalde dirigiéndose al párroco.

Diversas intervenciones a lo largo de la historia

La exposición instalada en las capillas laterales de la nave central e inaugurada el pasado sábado repasa las diferentes intervenciones que se han realizado sobre aquel templo original del siglo XIV, dedicado a San Juan Bautista. En el siglo XVII se construyeron el retablo principal de estilo barroco y el órgano, que fue ampliado en el siglo XVIII.

En el siglo XIX se derribó la nave principal, dado su mal estado, y se levantó una nueva nave junto con un ábside, pero se conservaron las dos capillas del siglo XVIII. En 1862 se construyeron los actuales campanarios, con ocasión de las obras de reforma de la iglesia ejecutadas bajo la dirección del arquitecto Francisco Morell y Gómez.

En 1936, a comienzos de la Guerra Civil española, se produjo el asalto de la iglesia y fueron destruidos los retablos, las campanas, las imágenes y los objetos de culto, incluida la venerada imagen del Santísimo Cristo de la Paz y el arca donde, según la tradición, se guardó la Santa Faz a su llegada a Sant Joan en el siglo XV. En los años 50 la iglesia sería reconstruida, hasta llegar a los años 80, donde un presupuesto que superó los 4.500.000 de pesetas permitió restauraron las fachadas y nave central gracias al impulso del párroco Carmelo Dávila.

El siglo XX siguió trayendo cambios, como la eliminación de la verja pétrea y enrejada que rodeaba el atrio de entrada al templo, la demolición de la antigua vivienda del cura y la consiguiente rehabilitación de la capilla del Rosario, así como la completa reforma de los salones parroquiales y los tejados para evitar filtraciones y goteras. Es ahora, en 2023 cuando se cierra otro capítulo con la obra de restauración de la nave central del templo parroquial santjoaner.