Alimentadoras felinas de Sant Joan indican que las quieren multar

El Hogar de Melgat indica que ayer por la noche un patrulla de policía local de Sant Joan les advirtió que la próxima vez las multarían por alimentar colonias

1
248
Gatos en una de las colonias

El decreto de Estado de Alarma, dentro de las medidas preventivas, marca una serie de permisos en materia de animales.

No solo los responsables de perros pueden salir a pasearlos sino que las personas voluntarias en albergues y centros de protección animal pueden acudir a atenderlos, siempre siguiendo las directrices marcadas.

Pero ¿qué pasa con las personas que alimentan colonias felinas?

El decreto también dicta que se pueden alimentar priorizando los horarios de menos afluencia y espaciando los días lo máximo posible.

Sin embargo, en varias localidades ya hay alimentadoras que se están quejando de que la policía local las quiere sancionar por hacerlo. Los principales problemas que tienen estas personas son dos: la gran mayoría no tiene carnet de alimentadora que justifique su presencia en la colonia, porque no afirman que no se los han facilitado en los ayuntamientos, y la ordenanza municipal puede prohibir esta acción.

Y así pasa en Sant Joan. Voluntarias del Hogar de Melgat han informado al presente diario que, ayer por la noche, una patrulla de policía local las paró cuando iban a alimentar a las colonias. Según nos cuentan, los policías locales les hablaron de muy malas formas, les tomaron la matrícula y les advirtieron que la próxima vez las sancionarían.

“Nos dijeron que había mucha gente muriendo y nosotras preocupadas por los gatos. Y que nos los lleváramos todos a nuestro salón”, relata una de las voluntarias.

Recordemos que estas personas no solo alimentan colonias, sino que castran y esterilizan, dan medicación y asumen miles de euros en gastos veterinarios, de casos de atropello o enfermedad grave.

“Lo hacemos todo con nuestro dinero y debemos mucho en veterinarias. Solo queremos que nos dejen alimentar a los gatos o morirán de hambre”, lamenta una de las voluntarias.

Tras conocer el caso, nos pusimos en contacto con la concejala de Sanidad y vicepresidenta de Diputación de Alicante, Julia Parra, para saber qué indicaciones tenía la policía local en esta cuestión.

“Según la ordenanza de limpieza está prohibido alimentar colonias felinas en Sant Joan”, aclara la concejala.

Sin embargo, la Ordenanza Municipal Reguladora de la Tenencia responsable de Protección y Bienestar Animal de Sant Joan (28-10-2019) establece lo siguiente en el artículo 40:

” Las colonias felinas consisten en la agrupación controlada de gatos sin persona propietaria o poseedora conocida. El Ayuntamiento regulará la existencia de las colonias felinas controladas y apoyará a las entidades que cuiden de ello. Los gatos pertenecientes a las colonias serán alimentados con pienso seco diariamente y dispondrán de agua limpia y fresca. Se acostumbrará a los gatos a alimentarse siempre en el mismo lugar y a la misma hora para facilitar la captura y observación de la colonia. Los recipientes de comida y bebida, se colocarán siempre en áreas acondicionadas, limpiándose y retirándose en cada momento. Nunca se dejará alimento en el suelo, debiéndose limpiar los restos …”

Es por esto que desde la junta del Hogar de Melgat no entienden por qué las quieren sancionar, si esa ordenanza lo permite, aunque reconocen que siguen tener los carnet de alimentadoras felinas. Las voluntarias alegan llevar años pidiéndolos y aclaran que el anterior gobierno, cuya concejalía de Sanidad estaba liderada por Esther Donate, les aseguró que harían un curso de formación y lo obtendrían. Pero con el cambio de mandato ya no pasó.

Incluso aseguran que este año el Ayuntamiento no ha pedido la subvención de Diputación para el proyecto CES, por lo que ahora no tienen ese dinero para castrar.

También nos cuentan que tienen mucho miedo y que al final salen solas de madrugada para que no las vean, con el riesgo que eso conlleva para ellas.

“Nos sentimos perseguidas desde hace muchos años, pero ahora con lo del coronavirus el control es aún peor”, insisten.

“Nosotras somos responsables, ponemos pienso seco y lo dejamos todo limpio. Muchos vecinos nos agradecen la labor que hacemos y , en cambio, la policía nos quiere multar”, explica una de las activistas.

No obstante, ya han pedido asesoramiento legal pues consideran que la ordenanza de limpieza contraviene a la de bienestar animal y al decreto del Estado de Alarma. Y esperan que desde el Ayuntamiento les den un salvoconducto y ordenen a la policía local que no les multen por intentar salvar a esos gatos de morir de hambre.

La concejala de Sanidad ha explicado que tienen predisposición a ayudarlas y valoran su esfuerzo diario, y por eso quieren regularizar su situación lo antes posible, pero “ahora estamos en una situación extrema donde la prioridad es la salud de las personas y el Gobierno ha estipulado que salgamos solo para trabajar o casos urgentes”. Aunque añade que en cuanto todo esto pase, retomarán el contacto y las gestiones que ya se estaban haciendo para facilitar su labor social.

Además, afirma que esta orden ha venido de subdelegación, reforzando lo que ya marca la ordenanza de limpieza, y que la policía local solo la está cumpliendo.

Como había tanta ambigüedad al respecto, hemos consultado a Sergio García, director general de Bienestar Animal, elegido por la Vicepresidencia del Gobierno, que nos indica que “no tienen constancia alguna de que esto sea cierto. Desde la Dirección General de derechos de los animales hemos facilitado a los ayuntamientos las recomendaciones acordadas con Sanidad para este particular”.

L

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.