El PP aprueba “el mejor presupuesto” que ha tenido la ciudad de Alicante

Las cuentas públicas de 2019 salen adelante con 9 votos favorables (8 del PP y uno de Sepulcre) y 14 abstenciones (5 de Guanyar, 5 de Ciudadanos, 3 Compromís y uno de Belmonte). Por su parte, el PSOE se queda solo en su rechazo (6 votos). De esta forma, Barcala logra "su proyecto estrella" y fortalece su imagen de cara a las elecciones municipales.

Luis Barcala sonriente en el Pleno Extraordinario de la aprobación de la bajada de impuestos
Juega Limpio Orihuela

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha logrado su gran reto en su atípico mandato, la aprobación de los Presupuestos de 2019: “Son los mejores que vamos a tener en la ciudad de Alicante”, afirmaba rotundamente el propio regidor popular en el acto de Pablo Casado en la capital alicantina. Barcala argumentaba su idea porque estas cuentas públicas han sido “las más consensuadas” y “dialogadas” por todas las fuerzas políticas y colectivos sociales. La verdad que la aritmética parlamentaria del actual equipo gobierno popular (8 de 29 concejales) demandaba una profunda negociación. Pues bien, dicho y hecho. El PP ha sacado adelante los Presupuestos 2019 con los votos favorables de su propio grupo y del edil no adscrito Fernando Sepulcre (9) y las abstenciones de Guanyar, Ciudadanos, Compromís y la concejala no adscrita Nerea Belmonte (14). El PSOE (6 concejales) ha sido el único partido que ha votado en contra. Recordemos que estas cuentas públicas tienen la peculiaridad de que son las primeras liberadas de las restricciones que impedía el Plan de Ajuste (desde el 2012). La aprobación de los Presupuestos fortalece sin duda la imagen del PP como partido y, sobre todo, las figuras de Luis Barcala y Carlos Castillo. Precisamente el edil de Hacienda, definió este logro como la culminación de “la trilogía del consenso fiscal”. De esta forma, Castillo puso en valor “la eliminación del plan de ajuste”, “la reforma de las ordenanzas fiscales (con una batería de bajadas de impuestos capitalizada por la bajada del IBI en un 5%) y “los presupuestos de 2019”, aprobados por 257.699.212 euros (un 3,68% más).

El propio Castillo “lució músculo” de su gestión al destacar la reducción de la deuda (de los 83 millones en 2017 a los 27 millones de euros en 2019) y desgranó las principales medidas de su propuesta presupuestaria  como el incremento de los ingresos en más de 9 millones (más de un 3%)  o el aumento de un 10% en el nivel de gasto comparado con el presupuesto de 2018.

Por otra parte, tanto de la oposición que aprobó “activamente” las cuentas públicas como de la que lo hizo “pasivamente” se llega a la conclusión que tomaron esta decisión en pro de “la responsabilidad” aunque no estuvieron muy entusiasmadas. En el grado de mayor a menor medida de la aprobación presupuestaria nos encontramos primero a Fernando Sepulcre. Califica estas cuentas como “las mejores de los últimos años”  al no depender de de la intervención del Ministerio de Hacienda. Del mismo modo, pidió al equipo de gobierno determinación para ejecutarlas. En segundo lugar, nos encontramos a Nerea Belmonte que reconoció que “es un buen presupuesto, aunque no el mejor para la ciudad”.

Dentro de los  grupos políticos, Yaneth Giraldo (C’s) ejerció  una posición más “centrista” al criticar a los diferentes gobiernos desde el 2015 hasta ahora en esta materia:”Estos presupuestos son la mejor estrategia para salir el paso en una legislatura perdida”. Y se mostró más dura con las abstenciones de  Compromís y Guanyar: “Son una táctica para no quedar desdibujados en la gestión municipal”. Precisamente, el líder de la formación “morada” ha ejercido un papel clave en estas negociaciones y “ha sacado pecho” con la aprobación de las cuentas, ya que muchos de ellos son planteamientos gestionados en la etapa de tripartito. Además, los ha apoyado porque piensa que “será mejor” al de un “posible gobierno trifachito” después de las elecciones, en clara a alusión a una futurible unión entre PP, Cs y Vox. Por último, Natxo Bellido cuestionó al ejecutivo local su falta de diálogo: “El minigobierno del PP no ha querido dialogar con Compromís ni consensuar su propuesta”. El líder de Compromís admitió que a su formación “le pide el cuerpo” votar en contra, pero que se abstiene en un ejercicio de “responsabilidad” para no bloquear la cuentas públicas de Alicante.

El PSOE se queda solo en su rechazo

Sin embargo, si hay una formación que se mantuvo desde el principio  en “el no es no” fue el PSOE. Emulando a su líder Pedro Sánchez, la agrupación socialista en el Ayuntamiento de Alicante fue tajante en su planteamiento. Su portavoz, Eva Montesinos,  tiró de la hemeroteca, para atacar la postura “irresponsable” de Luis Barcala con los presupuestos socialistas de 2018. Siguiendo la misma línea, dejó entrever que con la declaración institucional, el PP “ha comprado votos”. Por último, fue rotunda al afirmar que no se podrá ejecutar ese presupuesto por falta de tiempo.

Homenaje a las víctimas del 11-M y aprobada de la Declaración Institucional

El segundo punto del día era una declaración institucional con compromisos de inversión por 52 millones de euros en 89 nuevas partidas económicas. Si Guanyar ya fue importante con su abstención presupuestaria, lo ha sido mucho más con sus votos favorables en esta materia. El partido izquierdista se ha unido con el PP y los dos ediles no adscritos para sacar adelante esta declaración. Hay que resaltar, que la formación morada ha presentado 37 partidas por 20 millones de euros. Por su parte, Ciudadanos se abstuvo y el tándem PSOE-Compromís votó en contra.

Además, la jornada nos dejó un emotivo minuto de silencio en memoria de las víctimas de los atentados del 11 de marzo de Madrid, que hoy cumplen 15 años.