Clima de entendimiento y de “gran coincidencia” en la primera reunión entre el PP y Cs para la gobernabilidad de Alicante

Los populares y los naranjas sientan las bases para negociar los gobiernos de la capital alicantina y de la institución provincial. Ambas formaciones se intercambian documentos con principios totalmente "asumibles" para los dos partidos. Por último, tanto el PP como Cs coinciden en que el Ayuntamiento y la Diputación deben servir de "contrapeso" a las políticas de un "Botànic 2.0", es decir, un Consell "todavía peor" y al más puro estilo "ejército de Pancho Villa".

Barcala y Cantó liderando la reunión del PP y Cs en Alicante /Alex Ferrer
Barcala y Cantó liderando la reunión del PP y Cs en Alicante /Alex Ferrer
Juega Limpio Orihuela

Después de la apasionante noche electoral del 26M y de semanas frenéticas con el órdago de la “Operación Puig” como elemento más sorprendente, hoy se ha producido uno de los momentos más esperados e importantes, la primera reunión entre el Partido Popular y Ciudadanos. Este hecho sin duda puede marcar el devenir de la gobernabilidad en Alicante. Los equipos negociadores de ambas formaciones han escenificado su encuentro en el consistorio alicantino y de este primer contacto se puede destacar una “gran coincidencia y entendimiento” entre los dos partidos. Tanto el PP como Cs acercan posturas para seguir negociando el Ayuntamiento y la Diputación de Alicante, y para lograr que estas dos instituciones sirvan de “contrapeso” al “ejército de Pancho Villa”, es decir, un “Botànic  2.0” que será “todavía peor” que el del 2015.

La reunión tuvo una duración de 45 minutos y en ella participaron un total de 6 “actores” (3 para ambos partidos) en la que Luis Barcala (PP, alcalde de Alicante en funciones) y Toni Cantó (Cs, líder naranja en Les Corts) ejercieron de “actores principales”. Los “escuderos” fueron de categoría. Por parte popular, Carlos Mazón (aspirante a presidir la Diputación) y José Císcar (presidente provincial); y por parte naranja, Mari Carmen Sánchez (alcaldable de Cs en Alicante) y Cristina Fernández (alcaldable en Benicàssim).

Al término del encuentro, Toni Cantó fue el primero en hacer una valoración a los medios. El líder centrista ha manifestado que “están en disposición de negociar con el PP las políticas programáticas” para el Ayuntamiento y la Diputación de Alicante: “Queríamos decirle al Partido Popular cuáles eran nuestras condiciones para sentarnos a negociar y estas condiciones tiene que ver con la lucha contra la corrupción, la eliminación de chiringuitos- enchufados  y las bajadas de impuestos”. En el caso concreto de Alicante, avisó a los populares con su intención de “adelgazar” la Diputación y hacerla “más eficiente”: “Recordarle al PP  que no queríamos tener imputados en el Ayuntamiento y en la Diputación de Alicante, que no queríamos una Diputación en la que hubiera 7 vicepresidencias porque nos parecía que no había lugar a una estructura de esa forma; que queremos que haya un criterio de transparencia y lucha contra la corrupción que vigile siempre todos los recursos que se destinen en la Diputación y Ayuntamiento. A partir de ahora, queremos que el criterio de selección no sea partidista y que sea el de la meritocracia”.

Cantó, al igual que Barcala, Sánchez y Císcar han rechazado la idea del “reparto de sillones” y sí han priorizado fundamentalmente “asentar unos principios éticos y programáticos”: “Nos hemos emplazado a seguir reuniéndonos  para hablar de políticas que pueden mejorar la vida de los alicantinos frente al espectáculo que se está dando desde el tripartito valenciano donde parece que solo te está hablando del reparto de sillones”. Siguiendo la misma línea, el líder naranja criticó al más que posible tripartito de izquierdas en la Comunidad Valenciana, le bautizó con un nombre curioso y resaltó la importancia de combatirlo: “Me temo que el Botànic 2.0  va a empeorar todavía más el primero que para nosotros tiene un recuerdo horrible. La Comunidad Valenciana va a estar comandada  por el ejército de Pancho Villa que se está repartiendo el botín ahora mismo entre tres. Ante esa situación es fundamental la importancia de que haya un gobierno en la ciudad y provincia de Alicante que sirva de contrapeso”.

Para cerrar el capítulo naranja, Mari Carmen Sánchez dejó claro que esta reunión “era una primera toma de contacto para poner encima de la mesa esas cartas éticas” y resaltó como “buena noticia” que se haya acordado seguir negociando tras superar esta primera fase.

El PP se congratula de la “gran coincidencia” y entrega 16 puntos básicos

Por su parte, el Partido Popular, el favorito (a día de hoy) para presidir el Ayuntamiento y la Diputación de Alicante, llegó al encuentro con una clara intención de llegar a un acuerdo. Para ello, el equipo negociador capitaneado por Barcala entregó un documento con “16 puntos básicos” para “un pacto de gobierno”. Además, los populares entregaron otro documento para la Diputación.

Los equipos negociadores del PP y Cs posandp con el Castillo de Santa Bárbara de fondo / PP Alicante
Los equipos negociadores del PP y Cs posandp con el Castillo de Santa Bárbara de fondo / PP Alicante

El propio alcalde de Alicante fue el encargado de desgranar esos puntos para la próxima legislatura y enfatizó en “la gran coincidencia y entendimiento” tras su reunión con Ciudadanos: “Hemos mantenido una reunión en un clima francamente de entendimiento y muy agradable. El Partido Popular ha trasladado a Ciudadanos la misma propuesta que ya formulé  la noche electoral,  en el sentido de que estábamos dispuestos a ofrecer un pacto para gobernar los próximos cuatro años esta ciudad”. Siguiendo la misma línea, desveló los ejes centrales de su documento para la próxima legislatura: “Hemos planteado una serie de 16 principios que son los que tienen que orientar toda la acción política de un equipo de gobierno para los próximos cuatro años. Principios que van desde anteponer por encima de todo y de todos el interés de Alicante y de los alicantinos; la defensa de la legalidad,  la defensa de nuestra Constitución, del modelo territorial de la Constitución del 1978; la defensa de los intereses, los derechos y las libertades de todos sin distinción ni discriminación alguna; y luego los principios que orientan no sólo en la política a nivel social sino también económico y a todos los niveles. Todos ellos  van a inspirar todas y cada una de las acciones de gobierno y eso pasa por la formación de un verdadero y único equipo  en el que  el ruido no esté presente, donde las discrepancias se dialoguen, se lleguen a acuerdos y que esté por encima de todo el modelo de ciudad, el modelo de las cosas que importan a la gente”.

Una vez expuestas estas medidas, Barcala destacó la buena acogida de Ciudadanos y deseó que las negociaciones tengan un gran final:”Hemos entendido ambas partes que sí que cumplíamos las condiciones para continuar en esta en negociación que  todos deseamos que nos lleve a un buen puerto”.

Císcar, Mazón y Barcala llegando a la reunión en el Ayuntamiento de Alicante / Alex Ferrer
Císcar, Mazón y Barcala llegando a la reunión en el Ayuntamiento de Alicante / Alex Ferrer

Sobre si ha estado encima de la mesa saber quién va a presidir el Ayuntamiento y la Diputación, Barcala fue tajante y se centró  en los avances que se han logrado en esta primera fase: “Cada cosa tiene sus tiempos. Hemos hablado de principios básicos para saber si seguíamos negociando un proyecto de gobierno común. Era importante saber que hay una unidad de acción y si estamos de acuerdo en los principios a aplicar y somos conscientes de que otras formaciones comparten los mismos principios parece obvio que lo que se abre es una negociación precisamente a todos los niveles. El reparto de cargos será una consecuencia de haber fijado antes las prioridades y los objetivos”. Por último, volvió a a cerrar la puerta a una entrada de VOX en el gobierno alicantino.

Finalmente, José Císcar mostró su satisfacción por este entendimiento con Ciudadanos, consideró que las condiciones de los naranjas eran “perfectamente asumibles” hasta tal punto que se ofreció a “firmar los documentos” en ese instante. Por último, resaltó la importancia de conformar gobiernos PP-Cs en Alicante para que sirvan de “contrapeso” a las políticas de un nuevo ejecutivo valenciano de izquierdas.