“Una cuestión de justicia” de José Antonio Ávila

Ávila: "La Comunidad Valenciana sigue a la cola en la tasa de enfermeras por cada 100.000 habitantes, con 519 frente a los 558 de la media nacional"

PublicidadJuega Limpio Orihuela

La celebración del 1 de Mayo nos ofrece una nueva oportunidad para poner sobre la mesa distintas reivindicaciones sociales y laborales que no están siendo atendidas desde la Administración pública. Nosotros, desde el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) fijamos estas reivindicaciones en la profesión enfermera, un ámbito que da de sí para mucha labor reivindicativa en este sentido.

Son muchos los frentes en los que podríamos centrarnos en estas líneas pero en aras al ejercicio de síntesis que requiere un artículo de opinión voy a centrarme solo en unos de ellos.

Publicidad

La Comunidad Valenciana sigue a la cola en la tasa de enfermeras por cada 100.000 habitantes, con 519 frente a los 558 de la media nacional. Ello implica un sobreesfuerzo por parte de las enfermeras de los hospitales y centros de salud de la Comunidad Valenciana para poder dar respuesta a las necesidades del sistema y de los ciudadanos. A pesar de su profesionalidad, es inevitable que los pacientes sean los principales perjudicados. Por ello, requerimos que se adecúen los recursos de Enfermería a las necesidades actuales de salud en la población.

Otra situación que merma la calidad de atención es la falta de implantación de las especialidades de Enfermería con vinculación de la titulación al puesto de trabajo. Se da la circunstancia de que tenemos enfermeras que han dedicado mucho esfuerzo y un considerable coste económico para obtener la especialidad, pero a la hora de la verdad no se convocan las plazas, de modo que son enfermeras generalistas quienes acaban atendiendo a pacientes en materias como Salud Mental, Pediatría o Geriatría.

Lo hacen dignamente, sí, pero ¿qué sentido tiene formar especialistas para después no permitirles aplicar todo el conocimiento adquirido? Con el fin de velar por el mejor servicio al paciente, demandamos la aprobación de ofertas públicas de empleo por parte de la Conselleria de Sanidad con la creación de nuevas plazas, así como la catalogación de plazas para las distintas especialidades de Enfermería.

Si la falta de enfermeras especializadas y convocatoria de plazas es un serio problema para mantener la calidad del servicio, debemos también poner el acento en la falta de una adecuada implantación y garantías en el uso y  manejo de materiales de bioseguridad en los centros sanitarios. La introducción de materiales y equipos con mecanismos de bioseguridad, así como la adecuada formación e información de los trabajadores sigue siendo una asignatura pendiente que pone en riesgo, de un modo intolerable, la salud de los profesionales de Enfermería.

Por otro lado, debemos reclamar en este Día Internacional del Trabajo la necesidad de que se reconozca la capacidad de las Enfermeras para ocupar puestos de dirección en unidades de gestión y atención sociosanitaria, así como que se cuente con una mayor presencia de estas en puestos de responsabilidad y con capacidad de decisión dentro del staff sanitario. Sin duda, somos los profesionales más cercanos al paciente, tenemos la experiencia y preparación adecuada, es indudable, de modo que es una irresponsabilidad no hacer uso de este potencial.

Existen otras cuestiones pendientes que, como colectivo, no podemos dejar de reivindicar, como es el hecho de la recuperación de derechos laborales, condiciones de trabajo y poder adquisitivo perdidos como consecuencia de los recortes y ajustes sufridos durante años.

Son cuestiones de justicia que no pueden demorarse.

 Autor: José Antonio Ávila de Presidente del CECOVA

Publicidad