Bonig intenta colocar a sus allegados a costa de los equipos del PP provinciales

La sangría de votos que ha perdido el Partido Popular a nivel autonómico le ha salido muy cara al PPCV y la reducción de personal se ha hecho necesaria ante la quiebra económica.

Juega Limpio Orihuela

Como en el juego de las sillas, la situación se vuelve más complicada conforme menos asiento hay para los que bailan al son de la presidenta regional. Mazón aterriza por fin en la Diputación de Alicante mientras Adsuara que se ha hecho fuerte en el grupo popular de la Diputación de Valencia, ambos cuentan ya con sus propios equipos y hacen difícil que puedan recolocar a los allegados a la presidenta regional en los equipos provinciales que son los que han trabajado en la campaña.

Y es que la sangría de votos que ha perdido el Partido Popular a nivel autonómico le ha salido muy cara al PPCV, la reducción de personal se ha hecho necesaria ante la quiebra económica, y la pérdida de la Diputación de Castellón, ha hecho mirar en los grupos políticos de las diputaciones de Valencia y Alicante para poder soportar el equipo autonómico.

Sin embargo, en ninguno de los casos los responsables provinciales han cedido. Según fuentes vinculadas al Partido Popular, los portavoces provinciales no han permitido que los asesores autonómicos “pasaran por encima” de sus personas de confianza. Las malas formas de una de las primeras espadas de Bonig durante la reunión mantenida con el equipo de Juan Ramón Adsuara todavía tensaron más la cuerda en la encuentro mantenido entre el equipo autonómico y de la provincia en la mañana de ayer.

Muchos en el PP interpretan los movimientos electorales de Isabel Bonig como un movimiento táctico para intentar aguantar de cara al próximo congreso regional, en los casos donde no ha podido tener a la cabeza de la provincia a alguien de su más estrecha confianza ha mirado de poner a alguien de su confianza en el círculo interno provincial, un movimiento que no han aceptado los presidentes provinciales, salvo en el caso de Castellón donde la paisana de la presidenta regional Elena Vicente Ruiz está como portavoz adjunta del grupo popular.

La otra reunión

Como antítesis a la multitudinaria cena en Alboraya de los detractores nostálgicos de Bonig ha quedado la foto de la comida posterior a la reunión, los más allegados a la presidenta autonómica reunidos en una comida tras la tensa negociación.