Alicante firma un convenio con Cruz Roja para desarrollar programas de acercamiento a personas drogodependientes sin hogar

El Consistorio aportará a la ONG una subvención por importe de 20.000 euros durante el año, comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019, que abarca el período de vigencia del acuerdo, cuya firma se ha aprobado hoy en la Junta de Gobierno. Por su parte, Cruz Roja Española financiará con recursos propios el 25,51 por ciento del proyecto, que asciende a 6.850 euros

PublicidadJuega Limpio Orihuela

El Ayuntamiento, a través de la concejalía de Acción Social, que dirige la edil María Ángeles Goitia, ha hecho efectiva la firma del convenio de colaboración con Cruz Roja Española, para el desarrollo de programas de acercamiento a personas drogodependientes sin techo.

El Consistorio aportará a la ONG una subvención por importe de 20.000 euros durante el año, comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019, que abarca el período de vigencia del acuerdo, cuya firma se ha aprobado hoy en la Junta de Gobierno. Por su parte, Cruz Roja Española financiará con recursos propios el 25,51 por ciento del proyecto, que asciende a 6.850 euros.

Publicidad

Asimismo, la portavoz del equipo de gobierno municipal, Mari Carmen de España, ha explicado hoy que a través de este trabajo coordinado “será posible mejorar la eficiencia de la gestión pública al incrementar el horario de atención social en medio abierto, puesto que se dispondrá de un trabajador social”.

Al respecto, la edil de Educación y Turismo ha detallado que este profesional “se encargará de promocionar y permitir el acceso de personas sin techo con adicciones en activo al Centro de Intervención de Baja Exigencia (CIBE), donde se podrá cubrir la necesidad de estas personas de contar con un centro de día en el que poder descansar, y plantear medidas de intervención de reducción de daños y de dinamización de procesos personalizados de inclusión social”.

Colaboración para lograr objetivos
Por un lado, la Concejalía de Acción Social dispone de la titularidad del Centro de Acogida e Insercción para personas sin hogar (CAI) y forma parte de la Red de Entidades para la Atención a Personas sin Hogar de Alicante (REAPSHA), cuya finalidad es mejorar los procesos de inclusión social de las personas sin hogar de la ciudad a través de un mejor conocimiento de esta realidad.

En ese sentido, esta concejalía velará por el funcionamiento de la iniciativa y creará una comisión de coordinación de unidades móviles, con la participación del equipo de calle vinculado al Centro de Acogida e Inserción de personas sin hogar de titularidad municipal y la unidad móvil vinculada al CIBE, para la valoración y el seguimiento de los planes de intervención individual.

Por otro lado, la estructura de Cruz Roja permite una atención integral al colectivo, ya que dispone de los recursos humanos y materiales necesarios para realizar una intervención en el colectivo integrada en el ámbito socio-sanitario y, además, forma parte activa de la red de agrupaciones que trabajan con personas sin hogar en Alicante.

De hecho, ya existe entre el Ayuntamiento y Cruz Roja un protocolo de actuación que facilita la intervención y guía el tipo de atención en función de tres tipos de rutas a seguir: detección, seguimiento y atención social.

Asimismo, la necesidad y oportunidad del convenio reside en el interés social del proyecto dirigido a abordar los procesos de exclusión social de las personas drogodependientes sin techo que se encuentran en la ciudad de Alicante.

Los objetivos a alcanzar consisten en ofrecer un servicio de proximidad que proporciones una respuesta rápida “in situ” frente a situaciones de emergencia social y en informar, orientar y asesoramiento sobre los recursos socio-sanitaros disponibles, facilitando el acceso a los mismos.

De esta forma, se pretende fomentar el acceso a usuarios a los servicios del CIBE y del CAI, entre otros; realizar con el permiso de estas personas acciones de gestión y tramitación de la documentación, que posibiliten y garanticen el acceso al sistema; minimizar los riesgos y daños producidos por su adicción y su condición de personas sin hogar; establecer canales de coordinación con otros actores, realizar un seguimiento del cumplimiento de las actividades programadas y proveer recursos y voluntariado disponible para la eficacia y eficiencia del proyecto, así como elaborar informes cuando se observen indicadores de riesgo que prevalezcan en el tiempo.

Publicidad