fbpx

Toque de queda en Mineápolis tras muerte de otro afroamericano

La agente de Policía que disparó su arma contra el joven afroamericano habría confundido su pistola con el táser.

Las autoridades de Minesota (EEUU) declararon ayer el estado de emergencia y un toque de queda a las 19.00 hora local en Mineápolis tras la muerte de otro afroamericano a manos de la policía, justo cuando se acerca el fin del juicio por el caso de George Floyd.

En una rueda de prensa conjunta, el gobernador del estado, Tim Walz, y los alcaldes de Mineápolis y Saint Paul anunciaron estas medidas, destinadas a evitar posibles altercados en las próximas horas, en las que se prevén protestas como las que ya se vivieron el domingo por la noche.

Disparo “accidental”

Durante un control de tráfico el domingo en la ciudad de Brooklyn Center, en las inmediaciones de Mineápolis, una agente blanca disparó de forma “accidental” al afroamericano Daunte Wright, de 20 años, que acabó falleciendo.

La policía quería usar una pistola eléctrica conocida como taser para inmovilizar a Wright, pero se confundió y disparó con su arma de fuego una bala que acabó con la vida del hombre.

El jefe de policía explicó que el vehículo fue interceptado porque no tenía algunos papeles en regla, tras lo que pidieron la identificación a Wright y entonces se dieron cuenta de que tenía una orden de arresto pendiente por no haber comparecido ante la Justicia por los delitos de posesión ilegal de un arma y resistencia a la autoridad.

El incidente sucedió cuando se espera el resultado del juicio contra Derek Chauvin, uno de los cuatro policías acusados del asesinato de George Floyd el año pasado, que desató una oleada de protestas raciales en todo el país.

Artículos relacionados

CatalanSpanish