La concejalía de Hacienda de Alicante cierra 2017 con un superávit de 43,3 millones

De todas las inversiones presupuestadas para el ejercicio de 2017 sólo se han ejecutado un 19,98%.

superávit
Juega Limpio Orihuela

El edil de Hacienda, Carlos Castillo, informó ayer por la mañana en rueda de prensa del resultado de la liquidación del ejercicio presupuestario del año 2017, que arroja un superávit de 43.381.267. millones de euros, debido a la escasa ejecución del presupuesto en el ejercicio anterior. El informe de intervención refleja que de todas las inversiones presupuestadas por el anterior equipo de gobierno para el año 2017 solo se han ejecutado un 19,98%.

Asimismo, la liquidación contempla el remanente de tesorería, que revela una capacidad de financiación de 56.451.839. euros, con la que se podrán llevar a cabo inversiones.

“A través de los datos recogidos en el informe de intervención hemos constatado que el superávit tan amplio solo responde a la escasa ejecución del presupuesto en el ejercicio de 2017, que ya fue baja en ejercicios anteriores y que revela que prácticamente no ha habido tensión gestora por parte del equipo de gobierno saliente”, ha aseverado el concejal popular, Carlos Castillo.

El edil de Hacienda ha destacado que “nos encontramos con capacidad de financiación suficiente como para acometer muchos proyectos, pero la lectura inmediata es que el Ayuntamiento de Alicante ha recaudado una notable cantidad de impuestos que no han repercutido en beneficio de los ciudadanos”.

El resultado de esta “escasa ejecución” revela también que el equipo de gobierno saliente ha dejado una liquidez en caja de un total de 83.452.406. millones de euros, una cifra que se ha multiplicado a lo largo de estos tres años, en comparación con los 31 millones de los que disponía el anterior gobierno en el año 2015. De este modo, el Ayuntamiento de Alicante solo ha conseguido atesorar dinero en lugar de invertirlo en la ciudad, ya que con esa cuantía no se pueden financiar nuevos gastos.

En esta línea Castillo ha hecho hincapié en que “vamos dar continuidad y prioridad a todas las acciones que ya estaban aprobadas, impulsando una mayor coordinación entre las diferentes áreas, contratación, economía y hacienda y las gestoras de los proyectos”.

El análisis comparativo del anterior mandato, en cuanto a superávit, refleja un crecimiento sostenido a lo largo de tres años. En el año 2015 el superávit era de 23 millones, que en 2016 aumentó a 29 millones y que en 2017 alcanza la cifra de 43 millones de euros.

Respecto al remanente de tesorería, en 2015 sumaba 23 millones, permitiendo abordar inversiones financieramente sostenibles, una cuantía que en 2016 fue de 29 millones y que en 2017 asciende a 56 millones de euros.

Por otra parte, el informe de intervención refleja un cumplimiento de todas y cada uno de las reglas fiscales establecidos en la ley orgánica 2/2012 de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, encontrando equilibrio o superávit estructural, se cumple también con la regla de gasto y los límites al endeudamiento, y al ratio de deuda pública sobre el PIB.