Noticias de Alicante y provincia

viernes, 9 diciembre 2022

Sant Joan, cuna del Fondillón, festeja su adhesión a la Ruta del Vino

Bodegueros, comerciantes y enólogos celebraron en la tarde de ayer la entrada del primer municipio de la Huerta de L'Alacantí en la entidad enoturística

Sant Joan d’Alacant ha dado los pasos para «saldar una deuda histórica» como es el reconocimiento del municipio por su producción y exportación del Fondillón hasta principios del siglo pasado. Un vino que conquistó cortes europeas, como el Versalles de Luis XIV, y también las Américas. En la tarde de ayer miércoles 4 de octubre se vistió de largo para celebrar su adhesión a la Ruta del Vino de Alicante junto a bodegueros, restauradores, enólogos, comerciantes, ayuntamientos vecinos así como al director general de Turismo de la Generalitat, Herick Campos.

- Advertisement -

La adhesión en calidad de socio público se efectuó el pasado 18 de julio y con la celebración de ayer se dio a conocer al tejido productivo, especialmente comercial y turístico, que a su vez podrán solicitar su entrada en este club de producto de la provincia. Con Sant Joan d’Alacant son 12 los destinos alicantinos que engrosan la Ruta junto a más de 60 bodegas, museos, restaurantes y negocios de turismo vinculado a la enología. El municipio es el primero de L’Alacantí en formar parte de esta selecta red hasta ahora presente en el Vinalopó y la Marina Alta

Torre Ansaldo de Sant Joan, exponente singular de la cuna del Fondillón

Uno de los principales objetivos de la concejalía de Fomento Económico que dirige Manel Giner era «saldar una deuda con el pasado y con el futuro» para dar a conocer el papel destacado de las fincas santjoaneras en la producción y exportación del Fondillón, destacaba ayer el concejal. El vino, hoy día considerado uno de los cinco vinos de lujo de la Unión Europea, es oriundo de las huertas de L’Alacantí, principalmente Sant Joan y Mutxamel.

- Advertisement -

Documentos históricos y obras literarias como El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas u otras de Shakespeare o Dostoyevski atestiguan el valor que traspasó fronteras de este producto sobremadurado de forma natural, sin añadidos alcohólicos. La actividad económica que generó fue elevada hasta principios del siglo XX que prácticamente desapareció por la filoxera. Hoy en día ya no quedan viñedos en el municipio pero sí una riqueza histórica. «La exportación era sorprendente«, apunta Giner, hasta el punto de que los operarios dormían en el puerto de Alicante para cumplir con todos los envíos al extranjeros relata la gestora cultural Verónica Quiles.

En el impulso de esta actividad económica, la finca de Torre Ansaldo fue una de las pioneras y principales dinamizadoras, según está documentado al menos desde el siglo XVII. La familia genovesa de los Ansaldo, que da nombre al lugar, era la propietaria de esta alquería, situada en el centro de la Huerta de la comarca, y que fue habitada hasta finales de los pasados años 70. El principal caldo elaborado en esta finca era el Fondillón con la uva monastrell pero no el único. También Malvasía, Aloque rancio, blanco seco y Moscatel, este último en menor cantidad.

La restauración y musealización del Centro de Interpretación de la Huerta de Alicante, a cargo de la concejalía de Cultura, ha supuesto un impulso para la entrada ahora a la Ruta del Vino. Este Bien de Interés Cultural, es una de las pocas torres públicas que se pueden visitar hoy en día y según fuentes municipales «representa a la perfección esa vinculación histórica de Sant Joan d’Alacant y nuestra huerta alicantina, con el gran auge, difusión, importancia histórica y comercial de nuestros vinos y de nuestro Fondillón para la marca Vinos de Alicante y nuestra Denominación de Origen Alicante«.

Los próximos pasos se encaminan ahora a la promoción turística del municipio a través de su atractivo histórico-enológico. En palabras de María Miñano, presidenta de la Ruta del Vino de Alicante, un estudio del Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España señala que antes de la pandemia el crecimiento interanual de visitantes a los destinos de esta red era de un 16%, unas cotas que «se están alcanzando» de nuevo. El perfil del visitante es de 36 a 40 años, viaja en pareja y le interesa el turismo gastronómico y cultural. Su estancia es de dos días y medio y realiza un gasto de 390 euros por persona, incluido alojamientos y ocio.


CatalàEspañol