Doctora Cristina Rivas: “No hace falta tener contacto directo con la mascota para desarrollar los síntomas de alergia”

La Doctora Cristina Rivas Juesas, del Servicio de Pediatría del Hospital de Sagunto, nos ayuda a resolver todas las dudas sobre la alergia a las mascotas.

Juega Limpio Orihuela

Valencia celebra el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Inmunología, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) del 16 al 18 de mayo. La compañía de ciencia y tecnología Merck estará presente junto a profesionales expertos en tratamientos de la alergia y el asma infantil que debatirán sobre las novedades de la alergia pediátrica.

Hemos pedido a la Doctora Cristina Rivas Juesas, del Servicio de Pediatría del Hospital de Sagunto, que nos ayude a resolver dudas sobre la alergia a las mascotas.

En primer lugar, ¿Qué es la alergia a las mascotas?

La alergia a las mascotas se trata de una serie de síntomas de hipersensibilidad que se producen como consecuencia del contacto e inhalación de las partículas que desprenden los animales.

Una de las cosas que la gente cree es que se tiene alergia al pelo del animal, y por eso tienden a pensar, que por ejemplo los perros con menos pelo desarrollan menos alergia, y sin embargo, esto no es así. Los animales producen alergia porque tienen una serie de proteínas y de moléculas que están presentes en la saliva, en sus secreciones y en la orina que producen, al inhalarse o al estar en contacto con ellas, una serie de síntomas como el asma o la rinoconjuntivitis.

¿Cómo afecta a las personas este tipo de alergia?

Los síntomas más habituales que produce la alergia a las mascotas son: nariz tapada, tos, enrojecimiento ocular, estornudos, picor de ojos, de nariz, asma, rinoconjuntivitis, etc.

¿Qué tipo de pruebas se suelen realizar para determinar que una persona es alérgica a los animales?

Para diagnosticar la alergia a los animales, el primer paso, es realizar una entrevista y una exploración física del paciente. Una vez determinado el elemento sospechoso, se realizan unas pruebas en vivo, unas pruebas cutáneas muy sencillas sobre la piel del paciente.

Posteriormente, cuando se encuentra algún elemento sospechoso, se realizan unas pruebas en sangre que finalmente nos permiten determinar no sólo a lo que el paciente tiene sensibilización sino también alergia. Esto es lo que nos ayuda a empezar el tratamiento con vacunas o a desarrollar tratamientos individualizados para el paciente.

¿Es posible confundir los síntomas con otro tipo de alergia como a la alergia a los ácaros o al polen?

Si, claro que sí. La alergia que se produce por inhalación de ácaros del polvo o de polen es exactamente igual, los síntomas son los mismos que la alergia a las mascotas. Aparece la nariz tapada, los estornudos, el picor de ojos, de nariz, el enrojecimiento ocular, los síntomas de asma, etc.

Para determinar qué es lo que produce alergia se debe hacer una historia clínica para poder saber si la persona tiene alergia cuando está en contacto sólo con un determinado animal o si se produce sólo en una determinada estación del año, que nos indicaría que es debida a la inhalación del polen. Pero son las pruebas de alergia tanto en piel como en sangre las que nos pueden sacar de dudas.

¿En qué tipo de animales es más frecuente que aparezca esta alergia?

Lo más frecuente es que la alergia a animales sean del perro y del gato porque son las mascotas más frecuentes que se tienen en España. La presencia del perro en las casas españolas es mucho más frecuente que la de los gatos que es más frecuente en Europa.

¿Qué le recomendaría usted a una persona a la que acaban de diagnosticarle alergia a los animales?

Cuando una persona tiene alergia a un animal con el que convive se recomienda, en primer lugar, el tratamiento de los síntomas y, en algunas ocasiones, evitar el contacto con este animal (si los síntomas son muy intensos).

Por otra parte, contamos con la inmunoterapia, que son las conocidas vacunas de la alergia (que se administran por vía subcutánea o sublingual). Y lo que tratan de hacer es que se genere tolerancia y que haya un cambio inmunológico a la presencia del animal.

En el caso de los bebés y los niños alérgicos, ¿Qué tratamientos serían las más convenientes? ¿Es mejor en estos casos prescindir de las mascotas?

En el caso de los niños alérgicos, al igual que los adultos, el tratamiento se basa en los mismos pilares: tratamiento de los síntomas y la evitación del animal. Si no se puede evitar al animal, se recomienda la administración de inmunoterapia.

El hecho de prescindir de la mascotas, sabemos que es algo complicado y muy susceptible y, en ocasiones no es posible por la relación emocional con el animal, pero cuando los síntomas son muy persistentes y de gran intensidad parece que es la medida que mayor mejoría produce en los pacientes.

¿Qué solución dan los expertos a las personas afectadas por la alergia a las animales y que no se plantean desprenderse de ellos?

Para las personas que no desean desprenderse de las mascotas, porque sabemos que supone un shock emocional tremendo, tenemos como alternativa la administración de las vacunas de la alergia, y por tanto de la inmunoterapia frente a estos animales.

Los profesionales tratamos que las vacunas generen tolerancia en el paciente y, por tanto, la administración continuada de pequeñas cantidades de moléculas del animal inducirían en el sistema inmunológico la presencia de una serie de anticuerpos que es lo que permite que podamos tolerar mejor la presencia del animal.

¿Para qué animales existe inmunoterapia?

Existe inmunoterapia para gatos, perros y caballos.

¿Qué tratamientos de inmunoterapia existen en la actualidad?

En la actualidad, contamos con inmunoterapia subcutánea, es decir, administración del tratamiento mediante pinchazos.

Las últimas cifras muestran que el 40% de los hogares españoles cuentan con una mascota o más. ¿Se puede calcular, en cifras aproximadas, la prevalencia de esta alergia?

La dimensión del problema es grande porque hay que tener en cuenta que en España existen 10 millones de mascotas de las cuales un 70% viven en el interior de los hogares. Por lo tanto, la magnitud del problema es tremenda ya que la alergia a las mascotas ha aumentado en las últimas décadas.

Probablemente por la forma que tenemos de relacionarnos con los animales y el hecho de que vivan dentro de nuestras viviendas hace que tengamos más exposición.

Sabemos que de las personas con alergia que acuden a las consultas aproximadamente un 20% o un 25% está sensibilizado a los animales, sobre todo, a perros y gatos.

¿En qué época del año se manifiestan más los síntomas de la alergia a las mascotas?

La alergia a los animales, a diferencia de la alergia al polen, no es estacional se presenta persistente durante todo el año y siempre que se esté en contacto con la mascota.

Es curioso que, a veces, no hace falta tener contacto directo con la mascota para desarrollar los síntomas de alergia porque es la inhalación de las partículas que están en el ambiente la que inducen los síntomas respiratorios, no sólo el contacto. Aunque muchas personas creen que al no haber tocado al animal, no puede ser que sea el que produzca la alergia.

Para finalizar, ¿Qué le diría a una persona alérgica a los animales que decide tener una mascota en casa?

Lo que yo le diría a una persona que tiene alergia a un animal y que convive él, es que lo ideal es retirar al animal de la vivienda.

Si el paciente decide no retirar a la mascota, se puede aconsejar una serie de medidas para disminuir los síntomas como evitar tocar al animal, lavarse siempre las manos, prohibir que entre en los dormitorios, limpiar y ventilar la vivienda y, que sea otra persona la que se ocupe de la higiene del animal (que debe ser frecuente).

En ocasiones, cuando todo esto no disminuye los síntomas de la alergia a las mascotas, contamos con algunas vacunas seguras y eficaces, sobre todo, para los perros y los gatos.