¿Por qué TVE prepara una nueva edición de OT si su audiencia cae en picado?

Rojas: "El desgaste de la academia, arrastra, inevitablemente, a una breve, pero continuada caída del Festival de la Canción. Las dos nuevas y reformadas ediciones de la academia más famosa de la televisión, han traído consigo la elección del representante en Eurovisión"

PublicidadJuega Limpio Orihuela

Casi cuatro millones de personas vieron a Amaia vencer. La mitad vieron a Famous, un año después, alzarse con la victoria. Con esta importante pérdida de espectadores, y habiendo terminado su edición menos vista de la historia, Radio Televisión Española ya ha puesto en marcha una nueva edición para conocer a la mejor voz del año. Sin embargo, pese a que el formato va en descenso, ¿por qué el ente público abrirá, de nuevo, las puertas de la academia más famosa de la televisión?

  1. Pese a su caída libre, es el formato más visto de TVE

Más de dos millones y ese 20% de share que vieron ganar a Famous, aunque baja respecto a la edición anterior, y no se acerca, ni de lejos, a la primera edición, que reunió a casi el 70% y doce millones, suponen, actualmente, ser el programa más visto del grupo público. La final de la última edición de Masterchef Junior fue vista por un 16% de share, y, sacando la media de sus emisiones ordinarias, el único programa que supera la barrera del 10% es la primera edición del Telediario, que apenas reúne a un millón y medio de espectadores, con algo más del 12%, a las 15.05h de la tarde.

Publicidad
  1. Sirve para reformular la unión entre Operación Triunfo y Eurovisión

El desgaste de la academia, arrastra, inevitablemente, a una breve, pero continuada caída del Festival de la Canción. Las dos nuevas y reformadas ediciones de la academia más famosa de la televisión, han traído consigo la elección del representante en Eurovisión. Amaia, Alfred y Miki han sido los representantes y, eso nos hace caer en picado. A Europa no le gusta ni el amor, ni el buen rollo, y eso, se nota de nuevo. Quizá, esta nueva edición, sirva para que Toñi Prieto y compañía puedan reestructurar cómo mandar representantes que gusten a Europa a la próxima edición del festival.

  1. Es uno de sus formatos más baratos y, por tanto, más rentable

Cada gala de Operación Triunfo 2017 costó, aproximadamente, unos 700.000€, lo que se traduce en un total de algo más de 10 millones de euros. Sin embargo, si nos vamos a 2016, la retransmisión de los Juegos Olímpicos de ese año costó algo más de 3 millones de euros al día, lo que se traduce en un total de más de 50 millones de euros, casi cinco veces más que la edición de Amaia.  De media, un 19% vio alguna de las galas de los triunfitos, mientras que solo un 13% vio algún deporte olímpico.  Por tanto, ser más barato y congregar más audiencia, supone que, pese a que TVE lleve una década de bajón, siga siendo uno de sus buques insignias.

  1. La imagen de RTVE sale favorecida con el “post-academia”.

En cualquier firma de discos del elenco de concursantes de OT podemos ver el logo de RTVE. En las giras, también. Y, por supuesto, en las entrevistas, en las que un photocall gigante con el logo de la corporación audiovisual sirve de fondo para que todas las empresa periodísticas saquen el nombre del grupo que vio nacer a los triunfitos. Y esto sirve para que RTVE limpie la imagen deteriorada que últimamente ha cosechado con sus idas y venidas. Si un formato del ente público aparece en entrevistas de cualquier otro grupo audiovisual, es positivo, y en Torrespaña, lo saben.

Javier Rojas

Publicidad