sanidad

 

 

 

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, ha denunciado esta mañana públicamente “la estrategia de desprestigio y linchamiento mediático que se está llevando a cabo contra mí”, ante las últimas publicaciones sobre su etapa laboral en la Dirección Territorial de Sanidad, ya que los informes presentados en junio a la Conselleria de Sanidad y que ahora se han vuelto a publicar “son contradictorios entre sí y en ningún caso certifican que no trabajé”.

Y es que Bascuñana ha asegurado que “algunos tienen miedo de que pueda seguir como alcalde y utilizan las mentiras y las injurias para  desprestigiarme a mí y una institución como es la Alcaldía de Orihuela”. En este sentido, el regidor oriolano ha manifestado que va a tomar “acciones legales para que la Conselleria me haga llegar toda la información referente a este asunto, justifique por qué ha vulnerado la protección de datos, y para que haga lo que tenga que hacer para esclarecer estas acusaciones falsas”.

El alcalde de Orihuela también ha indicado que hasta la fecha “no tengo ninguna comunicación oficial o formal por parte de la Conselleria de Sanidad de la apertura de expediente ni ningún documento referente a los informes que se han emitido y que me atañen directamente como interesado”, mientras que por otra parte ha recordado que según los expertos legales consultados y los responsables de la administración, incluida la consellera Ana Barceló, “este tema no tienen ningún recorrido salvo el del linchamiento mediático”.

Del mismo modo, ha detallado cómo en los tres informes publicados la información ofrecida es contradictoria, ya que en el caso de la directora territorial, Encarna Llinares, “tiene un claro interés partidista al firmar el documento en el que dice que no consta la adscripción funcional que sin embargo sí que adjunta el director del Departamento de Salud, y que fue publicada por un medio de comunicación”.

Ante esta situación, Bascuñana ha insistido en que “esta noticia vuelve a salir a pesar de que no hay novedades porque estamos al final de la legislatura y hay que nombrar alcaldable”, al tiempo que ha añadido que va a seguir “defendiendo los intereses de Orihuela haciendo todo lo que esté en mi mano como hasta ahora, aunque eso moleste a los adversarios políticos”. Así, el regidor oriolano ha asegurado que si realmente existiera alguna irregularidad o alguien tuviera alguna sospecha “lo llevarían al juzgado, pero no les interesa porque saben que no existe ninguna irregularidad y esta es la forma de sacar más rédito político”.