Orihuela logra un doble éxito en su XXI Mercado Medieval

La gran afluencia de público y el hermanamiento con la ciudad mexicana de Zacatecas convirtieron la jornada en histórica.

Juega Limpio Orihuela

A.F.| La vigésima primera edición del Mercado Medieval de Orihuela tenía un aroma especial que pronto se notó en su día más importante, el sábado 2 de febrero. A pesar del fuerte viento y el frío, especialmente a primera hora, que acompañó a la capital de la Vega Baja, la ilusión se respiraba en las calles. Desde muy temprano, los comerciantes estaban ultimando los detalles de sus puestos mientras que los juglares afinaban su voz, tocaban sus primeras canciones y amenizaban a los primeros visitantes.

No obstante, parecía que lo mejor estaba por llegar. Daba la sensación que  tanto los comerciantes como los visitantes estaban expectantes a una hora (las 11:30 h) y a un lugar determinados (la Explanada de Santo Domingo). Allí, daría comienzo el momento más llamativo, un espectacular pasacalles plagado de protagonistas asombrosos: caballería cristiana y mora, bailarinas, acróbatas y bestias de otro mundo, entre otros.

Sin embargo, mientras el espectacular recorrido por el centro histórico de Orihuela daba su curso, también hubo un momento para comprobar las dos corrientes de pensamiento de los comerciantes. Por un lado, se veían unos vendedores que estaban contentos con la edición de este año, pero otros mostraron su disconformidad quejándose por la celebración en un mes como febrero donde más de una vez el viento ha sido el peor acompañante de este tradicional evento. Además y como era de esperar, vimos a un público muy diverso: vecinos de Orihuela, turistas de la provincia, muchos extranjeros (sobre todo ciudadanos británicos) y familias donde los niños eran los auténticos protagonistas.

El espectacular pasacalles duró aproximadamente una hora. A continuación daría lugar el emblemático acto del pregón. En los balcones del Ayuntamiento oriolano, la edil de fiestas, Mariola Rocamora, fue la maestra de ceremonias. Sin embargo, el discurso de la concejala estuvo caracterizado por el fuerte viento (que interrumpió por unos segundos la ponencia) y por sus nervios, los dos elementos derivaron en una “accidentada” oratoria: “En primer lugar, quiero dar la bienvenida a nuestros invitados especiales y  ciudadanos hermanos de la municipalidad de Zacatecas, México, que han querido acompañarnos durante estos días y que en breve instantes  se plasmará la firma de hermanamiento entre Orihuela y Zacatecas. Momento histórico entre dos pueblos que les une cultura, costumbre, historia y, una cosa no menos importante, que es el idioma común, el español. En estos días celebramos 21 años  de la puesta en marcha de este evento en el que estamos inmersos y como es la representación de la fiesta Orihuela-Medieval. Sin lugar a dudas, es una fiesta consolidada y en la que queremos mostrar a todos, y de manera a especial, a nuestros visitantes lo lúdico que puede ser el pasear por nuestras calles y envolverse en el espíritu de las épocas pasadas. ”

Acto seguido fue turno para La Armengola 2018, Mercedes Andreu. La protagonista de esta edición recitó un pregón muy descriptivo: “:Alegraos por nuestras calles que se llenan nuevamente de luz y color, los sentidos nos anuncian que la monotonía diaria no tiene cabida en Orihuela este fin de semana. Cerrad los ojos y dejad que el olor de hierbas aromáticas transporte a épocas pasadas. Disfrutad de la música, de los laudes, gaitas, tambores. Dejaos atrás las penas, pues Orihuela está de fiesta. Disfrutad de esta ciudad monumental, perdeos en sus calles, observad como herreros y artesanos  elaboran piezas nunca vistas por los ojos humanos. Tomad asiento en una posada, disfrutad  de sus ricas viandas, probad los arroces de la Vega , los embutidos y quesos caseros…Será momento de retomar las sendas y de volver a sumergirse en este mundo medieval, pero llevad cuidado porque no estaréis solos en esta visita. Podéis encontrar brujas, hechiceros, caballeros medievales”.  Andreu terminó con un emotivo mensaje: “Oriolanos, gente llegadas de los confines del mundo, sed bienvenidos que la ilusión se instalen en los ojos de los jóvenes, niños y ancianos, y que las puertas de nuestra gran ciudad se abran de par en par para recordar el esplendor de siglos pasado, y que las guirnaldas y caballetes que adornan nuestra villa griten a los cuatro vientos, que Orihuela es Medieval”.

Sin embargo, el hecho más importante estaba por llegar. Orihuela estaba a punto de rubricar el primer hermanamiento de su historia. La afortunada fue la ciudad mexicana de Zacatecas. Representantes de las ciudades y en especial sus dos alcaldes,  Emilio Bascuñana (alcalde de Orihuela), y Ulises Mejía (alcalde de Zacatecas) protagonizaron el histórico vínculo en la Biblioteca Municipal María Moliner.

El dirigente oriolano ejerció de anfitrión y fue el primero en tomar la palabra: “ Hoy es un día muy especial, hoy día 2 de febrero  es una fecha que quedará  por siempre grabada en la memoria de nuestra ciudad y en  nuestra memoria como vecinos de Orihuela. Hoy procedemos al hermanamiento de la muy noble siempre y fiel ciudad de Orihuela con la muy noble, muy leal y heroica ciudad de Zacatecas. Con este paso, hoy España está más cerca de México. Es para mí un honor poder vivir como alcalde de Orihuela este acontecimiento histórico y espero que todos ustedes compartan la certeza de esta siendo testigos de un paso tan importante para nuestra ciudad como es dar a conocer su riqueza por todo el mundo. Todos los presentes somos testigos de este importante vínculo que de manera fraternal asumimos en pro de estrechar lazos y relaciones institucionales que a lo largo del mundo unan Orihuela con otros lugares”. Del mismo modo, el regidor popular sacó pecho de la gestión de su equipo de gobierno: “Ese era uno de nuestros objetivos al inicio de la legislatura y hoy en su recta final podemos decir que hemos conseguido que Orihuela esté luciendo en positivo tanto en el mapa nacional como en el internacional. Hoy hemos dado un salto muy largo, al atlántico”.

Además, Bascuñana desveló cuales son los beneficios de esta unión: “ Este hermanamiento es un gran instrumento de oportunidades que nos permitirá construir puentes para facilitar un intercambio cultural, comercial, turístico, educativo, de conocimiento y de talento. Este acuerdo histórico nos hará más grandes porque nos ayudará a desarrollar aquellos ámbitos en los que la interculturalidad  supone un empujón a la proyección  y a la difusión de nuestra riquezas”. También se mencionaron algunos puntos en común entre las dos ciudades: “Somos sedes episcopales desde hace más de cinco siglos, con una clara influencia  de presencia de órdenes religiosas y con un valioso patrimonio monumental, artístico y religioso. Ambas ciudades contamos con poetas universales como Miguel Hernández, Ramón López Velarde. Uno de los firmantes de la independencia de México era oriolano, Juan de Horbehozo”. Por último, el alcalde local dijo que “Orihuela tendrá siempre las puertas abiertas a nuestros hermanos zacatecanos”.

Por su parte, el alcalde Zacatecas, Ulises Mejía, comenzó su discurso con un guiño a Orihuela recitando unos versos  de Miguel Hernández y lo acabó “tirando para casa” con otros versos del zacateco  Ramón López Velarde. El alcalde mexicano indicó los objetivos de esta alianza: “Debe promover la amistad y la cordialidad entre los dos comunidades y ser instrumentos efectivos de cooperación internacional descentralizada”.  Hizo mención especial a “la posibilidad de enriquecer actividades y programas de intercambio académico, promoción comercial y turística, así como pasantías técnicas para que los estudiantes puedan realizar prácticas profesionales en Orihuela y viceversa”.

Finalmente, el XXI Mercado Medieval de Orihuela terminará esta noche (a las 21h) con un emblemático desfile desde la Zona Árabe a la Zona Cristiana.