nóminas

El alcalde de Torrevieja, José Manuel Dolón, ha salido al paso de las informaciones aparecidas en distintos medios de comunicación en las que se hace referencia a un informe de Intervención en el que se detalla el modo en el que se ha de implantar el complemento de productividad en las nóminas de los trabajadores, un informe que solicitó el propio alcalde “con la intención de tomar decisiones”. Dolón ha dicho que igualmente solicitó el mismo informe a la Secretaría de Ayuntamiento y a Recursos Humanos pero “sus respuestas entran en contradicción con las de Intervención”.

En su comparecencia ante los medios de comunicación José Manuel Dolón ha manifestado que su intención al solicitar estos informes era “intentar corregir la situación que se estaba dando con la productividad de las nóminas” pero ha explicado que las respuestas de los técnicos han dejado la situación “empatada” debido a que sus criterios entran abiertamente en contradicción.

Desde Intervención se defiende el complemento de productividad como una retribución subjetiva e individual, en ese sentido el primer edil ha compartido el criterio de que no debería de tener la misma retribución quien hace más que quien hace menos, el que acude puntualmente al trabajo y el que no. “Como alcalde –ha dicho- es una situación que me resulta insoportable, es un fraude”.

También se ha referido a los sindicatos indicando que “no quieren oír hablar de la productividad. Es un tema sobre el que no quieren negociar, eso no se toca”. Sin embargo Dolón ha incidido en la necesidad de abordar la cuestión porque eso es lo que dice la Interventora y la Ley. “Está claro que hay trabajadores que tienen ese derecho consolidado” ha dicho, haciendo referencia a las sentencias que así lo respaldan, por eso estamos esperando la resolución que ha de emitir la Intervención General de la Generalitat Valenciana que servirá “para desempatar”. Con la resolución que dé el órgano autonómico “todos tendremos que mojarnos”, ha dicho en referencia a todos los representantes de los trabajadores, a los técnicos y políticos.

El edil ha dicho que la Junta de Personal le ha llegado a recriminar que haya remitido a Valencia el expediente porque puede ser que “la respuesta no les guste” en ese caso “tendrán que ir a los juzgados, pero la decisión de Valencia hay que asumirla”. Dolón ha insistido en que está haciendo lo que dice la Ley “contando con todos los técnicos que tienen que conformar el expediente, que se ha remitido tal y como indica el Real Decreto, como es preceptivo”.

En su intervención, ha dicho que al Gobierno le parece “inadmisible” el absentismo y que se hizo una propuesta preparada por el asesor económico del alcalde a los representantes del personal y a los sindicatos que no aceptaron.

El alcalde también ha lanzado una pregunta: “¿El partido Popular no sabía esto?, claro que lo sabía –ha dicho- tenía informes de la Sindicatura de Cuentas y de la Intervención del año 2011, 2013 y 2015. ¿Por qué el PP no actuó?-ha cuestionado. Ahora parece que la responsabilidad es mía y esto lo sabía todo el mundo”. Además, ha desvelado la existencia de un informe de Intervención, de marzo del 2015, en el que se informa de conformidad las nóminas de los trabajadores, nóminas en las que también estaba incluida la productividad. Por lo que el alcalde ha hecho notar que “a veces” los funcionarios también cambian de criterio.

En su opinión, el tema se podría haber conducido con mayor flexibilidad pero “las partes lo están poniendo difícil”, ha dicho. Para el alcalde esto no es “blanco o negro, cobrar o no cobrar. Igual se podría haber pagado de momento, mientras se enviaba el expediente a Valencia, con el fin de que no se dañara a nadie. Pero se ha tomado una medida drástica que impide llegar a la solución sin hacer ese daño porque el reparo suspensivo impide que se pague”.

Por último, ha reiterado que no es verdad que “si quiere el alcalde se paga. No es verdad, si solo firma el alcalde esa orden de pago no vale para nada y no se cobra” la orden de pago al banco de las nominas del Ayuntamiento requiere de tres firmas mancomunadas, las de la tesorera, interventora y el alcalde.