Hallazgo de restos arqueológicos en la Torre de les Caletes de Benidorm

PublicidadJuega Limpio Orihuela
  • La Torre de las Caletes era utilizada como sistema defensivo costero en la primera mitad del siglo XVI por la Corona española ante incursiones corsarias procedentes de Argel, Túnez o Génova.

 

  • Se trata de enseres particulares que ahora mismo están depositados y custodiados por  el MARQ  para que en los próximos meses procedan a su estudio para datarlo y  catalogarlo  y acercarse y reconstruir aspectos de la vida cotidiana de quienes se encargaban de vigilar la costa

 

Publicidad
  • El Gobierno ha invertido cerca de 400.000 euros en este importante monumento del siglo XVI, situado en pleno parque natural de la Serra Gelada, que en su día se utilizaba como torre defensiva

 

  • Moragues afirma que Benidorm amplía su oferta cultural y turística con la recuperación de este monumento declarado Bien de Interés Cultural: “Tendrá un importante retorno en la ciudad turística por excelencia”

El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha visitado esta mañana el resultado de las obras que ha ejecutado el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Dirección General de Costas en la Torre de Les Caletes para restaurar este importante monumento del siglo XVI y que en su día se utilizaba como torre defensiva. El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, el subdelegado del Gobierno en Alicante, José Miguel Saval, y la jefa provincial del servicio de Costas, Rosa de los Ríos, han acompañado el delegado para comprobar el resultado de los trabajos que ya se han finalizado.

El delegado del Gobierno ha anunciado que durante los trabajos se han encontrado restos arqueológicos que, según los primeros análisis de los técnicos, puede ser único ya que el hallazgo está formado en parte, por pertenencias propias de gentes encargadas de la vigilancia costera frente a incursiones de corsarios, por lo que ayuda a acercarse y reconstruir aspectos de la vida cotidiana de estas personas.

Cabe recordar que La Torre de las Caletes o Punta del Cavall, formaba parte del sistema defensivo costero creado en la primera mitad del siglo XVI por la Corona española para la defensa de la frontera costera frente a las naves corsarias procedentes de Argel, Túnez o Génova.

Moragues ha explicado que este conjunto, formado por enseres particulares como una sandalia, un cesto, cuerdas, bala o tejidos,  se encuentran ahora mismo, depositado y custodiado por  el MARQ para que en los próximos meses procedan a su estudio  para datarlo y catalogarlo.

El Gobierno ha destinado cerca de 400.000 euros para restaurar este Bien de Interés Cultural, situado en pleno parque natural de la Serra Gelada, con el objetivo de ser un atractivo turístico más de esta ciudad icono del turismo en la Comunitat Valenciana. “Esta torre ya puede ser visitada por vecinos y       turistas y con la recuperación de este monumento declarado Bien de Interés Cultural, Benidorm amplía su oferta cultural y turística. Invertimos en patrimonio cultural y artístico y en medio ambiente y, como ha dicho el alcalde, esta es una de las mayores inversiones del Gobierno en la ciudad”, ha añadido el delegado quien ha recordado que Benidorm cerró el año pasado con más de 16 millones de pernoctaciones, siendo el cuarto destino turístico nacional.

 

Trabajos realizados

Las actuaciones a realizar han consistido en la consolidación de la Torre y la reposición de las piezas de mampostería que se han desprendido de los paramentos que se conservan, y el desescombro de su base. Se han recalzado muros, retirado morteros no originales y se han consolidado las fábricas. Para devolver la geometría circular desaparecida se ha elevado el volumen conservado del tercer anillo. Para los morteros se han empleado materiales tradicionales como la cal, combinando los áridos finos con gravas y cantos rodados, recuperando las mezclas originales y el cromatismo de las mismas. En definitiva, se ha querido recuperar la torre, tal como figura en los documentos históricos de los que se dispone.

Debido al gran proceso de erosión que ha padecido el acantilado durante años, se ha procedido también, a la estabilización del acantilado sobre el que se asienta, mediante la instalación de bulonado con barras de fibra de vidrio y malla de protección en el tercio superior del acantilado. Debido al alto grado de fracturación en superficie, la actuación se ha completado con una campaña de inyecciones armadas de consolidación alrededor de la torre.

Los trabajos se han llevado a cabo con seguimiento ambiental y arqueológico

Algunas fotografías de los restos encontrados:

Publicidad