fbpx

Cs El Campello en contra de la subida del recibo de agua por la desaladora

Julio Oca, primer teniente de alcalde, explica que ese convenio es legado de 2006 y manifiesta su rechazo a que sean los ciudadanos quien paguen "esa chapuza".

El primer teniente de alcalde y portavoz de Cs, Julio Oca, respecto al posicionamiento de El Campello en cuanto a la situación de la desaladora de Mutxamel, exige una reunión a 3 bandas entre Acumed, Aguas de Alicante y los grupos políticos del Ayuntamiento.

La puesta en marcha de la desaladora, legado de 2006

“Se busca expresamente la desinformación para nuestros vecinos acerca del incremento en el recibo del agua a la que tendrán que hacer frente. Se nombra solo a un partido, el nuestro, y a la oposición cuando, curiosamente, esta problemática a la que hoy nos enfrentamos arranca del año 2006, cuando este Ayuntamiento, junto a otros de la comarca, aceptaron la construcción y puesta en marcha de las desaladoras y decidieron que el coste tenía que sufragarlo los usuarios”, aclara el concejal.

Un convenio que, según recuerda, fue refrendado con los únicos votos a favor de PP y PSPV. “Cs ni existía en El Campello cuando firmaron ese convenio. Y, ahora, Acuamed y el Ministerio nos imponen cumplirlo. Y ¿Cs es el responsable?”, cuestiona.

Oca denuncia que con este convenio “tratan de incrementar el recibo del agua poco a poco, en pequeñas dosis, de manera sangrante, porque “esa chapuza de convenio del 2006” nos lleva a un incremento salvaje del recibo, que quisieron “corregir” hace un año con un nuevo convenio, el de 2020. Algo que llevaron a cabo sin tener en cuenta a nadie, en una decisión personal del alcalde, que negoció con Acuamed la nueva tarifa, y que resultó en una subida brutal del recibo del agua en 40 años”.

El concejal lamenta que ahora estén “en un callejón sin salida, en el que se nos da a elegir entre lo malo o lo peor. Es decir, desangrarnos a 25 o a 40 años. 2006 o 2020”. Por todo lo expuesto, incide en que lo rechazaron en el pleno de marzo desde Cs, junto con los partidos en la oposición, ya que señala que PP y VOX (este último partido públicamente contrario a las desaladoras) votaron a favor de un nuevo convenio que “nos aboca a una subida continuada y sangrante del recibo del agua, pero en pequeñas dosis, para que no “nos duela tanto”.

“Es un boicot dar a elegir al ciudadano entre lo malo y lo peor”

Julio Oca (Cs), primer teniente de alcalde de El Campello

Por otro lado, critica que “Compromís no se moje en los temas relevantes” y “solo se dedica a pedir nuestra dimisión y actuar de palmero de los que, en principio, deberían estar más alejados de sus políticas pero que, a la vista de los acontecimientos, más parecen su sustento que su oposición”.

Cs rechaza el nuevo convenio y el anterior porque no considera necesaria la desaladora

Oca insiste en que desde Cs rechazan el nuevo convenio, pero también el anterior, por considerarlos “auténticas chapuzas fraguadas para poner en funcionamiento una desaladora que no es necesaria. Con un trasvase que no requiere ser cortado y que incluso se puede incrementar. Denunciamos esta situación y denunciamos que no se nos tenga en cuenta”.

E insiste en que quieren “evitar que la desaladora sea el nuevo vertedero “Les Canyades” en El Campello, con una subida constante del recibo del agua, con costes directos e indirectos, a lo mejor, durante 40 años, en dosis pequeñas; a lo peor, en 25 en raciones más altas”.

¿Por qué el agua de la desaladora solo la tienen que pagar los usuarios? Nos preguntamos ¿Por qué el resto de infraestructuras nacionales son sufragadas por toda la ciudadanía? ¿Por qué en Cataluña las desaladoras se sustentan con los impuestos de todos los contribuyentes y no solo por los usuarios? Estas y otras preguntas quedan sin respuesta. Se nos presenta el acuerdo al que llegaron “Aguas de Alicante” y “Acuamed”; se nos presenta un cheque en blanco para aprobar en un Pleno, sin ningún tipo de información”, expone.

“Se pueden hacer las cosas de forma transparente, con diálogo y consenso y no conducirnos a una ratonera, para forzar la firma de un nuevo convenio, con una subida demoledora e irreparable a 40 años. Como 40 años son los que ningún partido gobernante en el municipio ha intentado obtener la concesión del agua para El Campello, algo surrealista pero bien real y que ahora quieren remediar “a ciegas” como ya ocurrió en 2006… y de esos barros, estos lodos”, añade.

Artículos relacionados

CatalanSpanish