fbpx

Contra la banalización de nuestra Constitución

Artículo de opinión, como motivo del Día de la Constitución, de Antonio Manresa, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante y portavoz adjunto de Cs.

Se ha escrito mucho acerca de nuestra Constitución, se ha escrito tanto que existen especialistas en la misma que son capaces de decir blanco o negro, según el ego, el interés que se tenga… ejemplos no voy a poner, están ahí, a la vista de todos, a los oídos de todos.

Vemos como algunos la utilizan torticeramente, apoyados en algunos casos por los anteriormente descritos. Observamos, no sin asombro, como además aquellos que la banalizan acceden a sus puestos gracias a ella, y utilizan la coletilla de “por imperativo legal”. Gracias a Dios, un juez nos explicó clara y llanamente que estamos, que algunos están, por esa coletilla, “por imperativo legal”. No creen en la Constitución, ese inmenso hito que posibilitó la restauración democrática en España, pero se aprovechan sin pudor de todos sus resortes: resulta, cuando menos, paradójico.

Con tal de alcanzar el poder aceptarán cualquier cosa en su nombre, es decir en nombre de todos: lo estamos viendo estos días, lo dicen sin empacho, piensan que en Ella todo cabe; craso error, en la Constitución cabe casi todo,menos el querer romper una nación falseando la realidad y el egoísmo desenfrenado de algunos dirigentes autonómicos. No, no cabe la desigualdad entre españoles en función de su origen territorial. Somos, afortunadamente, libres e iguales, por encima de determinadas ensoñaciones nacionalistas.

En su articulado se plasman las ideas de libertad, de solidaridad, de igualdad, artículo 1.1 sin ir más lejos. Ante los atropellos que recibe a diario por parte de aquellos que abusan de la libertad alcanzada por nuestros predecesores, ante los que su articulado no les paraliza en su ambición desmedida, debemos reivindicarla hoy más que nunca y denunciar a esos que bajo la premisa falsa de interpretaciones torticeras ad hoc, quieren quitarnos lo que ha costado sangre, sudor y lágrimas. Reivindiquemos pues la lectura diáfana de nuestra Constitución, un marco imprescindible para a consolidación de una sociedad abierta, base esencial de una democracia avanzada como es y debe seguir siendo España.

Desde estas líneas hago un llamamiento: reivindiquémosla, no dejemos que la falsa libertad pregonada por algunos, y falsamente iluminada por otros, se imponga al texto que nos dimos el 6 de diciembre de 1978. Seguramente necesitara adecuarse al 2019 pero eso no es excusa para dejar que nos arrebaten nuestro bien mas preciado, nuestra Constitución…y, a pesar de todo, ¡feliz cumpleaños! Un brindis por la libertad.

Artículos relacionados

CatalanSpanish