fbpx

Concordia, Integración y Solidaridad

David Ingelmo escribe un artículo de opinión sobre el discurso del Rey Felipe VI en Nochebuena.

En su tradicional discurso de Nochebuena, Su Majestad el Rey Felipe VI ha puesto de relieve la importancia de la sociedad civil, con sus principales preocupaciones del desempleo juvenil, la desigualdad, el cambio climático o las consecuencias del Brexit en el contexto de una Unión Europea en crisis, y en un contexto de cambios globales constantes y difíciles, frente a la pasividad de nuestros políticos.

En España, el Rey como Jefe de Estado no solo es un señor que firma nombramientos, leyes y decretos, a la sombra del gobierno de turno. También es un símbolo y, como tal, un actor político, con gran capacidad de influencia. Y precisamente en su discurso de este año ha hecho hincapié en lo positivo de nuestra cultura política, definiendo lo que somos: la concordia entre los españoles tras siglos de enfrentamientos, garantizada por la Constitución de 1978; la integración de la pluralidad territorial e ideológica dentro del respeto a la indisoluble nación española, lo que ha sido un evidente toque de atención, por un lado, a quienes pretenden romper nuestra unidad –ERC y sus consiguientes chantajes al PSOE- y, por otro lado, a quienes pretenden recentralizar el Estado obviando las autonomías de nuestros pueblos –caso de VOX-; y la solidaridad que hemos hecho gala los españoles con nuestra hospitalidad en momentos duros ante desgracias naturales, accidentes o atentados terroristas, así como con quienes peor lo están pasando. Características que curiosamente se han ido forjando los últimos 42 años en un país históricamente vengativo e inestable.

Por último, el monarca se ha despedido con un tirón de orejas especial a toda nuestra clase política: no quedarse estancados en un gobierno en funciones para siempre, y seguir avanzando hacia una más que necesaria investidura.

David Ingelmo Rodríguez.

Politólogo. Málaga.

Artículos relacionados

CatalanSpanish