Compromís celebra los dos meses en Benitatxell dando la bendición a sus concejales expedientados

La presencia del Diputado Gerard Fullana en la última asamblea de Compromís sin avanzar el expediente de expulsión sobre sus concejales rebeldes demuestran que todo era 'postureo'.

Dos meses han pasado ya desde que la coportavoz de Compromís Àgueda Micó anunciara que iba a proceder con “la expulsión de sus concejales en el Ayuntamiento de El Poble Nou de Benitatxell –Miguel Ángel García, Jorge Pascual Fuertes y María Teresa Roldán- por votar una moción de censura con el apoyo de una imputada.” 60 días después todavía no hay ninguna novedad respecto a este asunto.

Es más, tras la Asamblea celebrada el pasado puente por los miembros de Compromís en el Poble Nou de Benitatxell, donde se renovó la coordinadora local, sin dar ninguna muestra pública de resolver el expedi

ente sobre los concejales rebeldes, demuestra que sólo les importa como tomar una vara de alcaldía.

Después de dos meses, la situación no ha cambiado en el municipio, un alcalde y dos concejales expedientados gobiernan gracias a un tránsfuga y a una procesada. Desde RED señalan que aún están esperando que Compromís pase de las palabras a los hechos con el expediente que anunció a bombo y platillo para sus concejales por pactar por una procesada por corrupción. “La Sra. Micó ha vendido una imagen de dignidad pero lo que ha hecho es venderse por una vara de alcalde más que sumar a su partido” ha afirmado el portavoz de la formación Josep Femenia.

Publicidad