Atlético

La temporada 2018 -19 de la Escuela Social de Fútbol de Alicante ha echado a andar en Alicante con la presentación de los equipos y los primeros entrenamientos en el campo municipal Polideportivo Vía Parque.

Vistiendo la equipación de paseo oficial del Atlético de Madrid, club que les patrocina junto al Ayuntamiento, los 70 niños, monitores y voluntarios que toman parte en esta experiencia se han ejercitado en su primer entrenamiento, a la vista de sus padres, de la concejala de Deportes, Marisa Gayo, de Óscar Jiménez, del club colchonero, de Susana Pujadas, técnico de Acción Social, y del presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas (FAGA), Ramón Fernández, agrupación que respalda el plan.

La Escuela Social de Fútbol Atlético Madrid – Alicante encarna una experiencia social y educativa novedosa que ha sido transplantada por el club a varias ciudades españolas, como Madrid, Arganda del Rey, Córdoba, Santiago de Compostela y Almendralejo (Badajoz). “Comenzamos en Alicante – declara Óscar Jiménez, responsable del área social del club liderado por Enrique Cerezo y el Cholo Simeone – con unos principios complicados, pero tuvimos el acierto de ir perfilando el proyecto y hoy lo tenemos ya en ocho ciudades españolas, a las que hay que sumar las escuelas internacionales en Nepal, Haití, Tánger, Nicaragua y Portugal, entre otros países”.

La concejala de Deportes, Marisa Gayo, del PP, ha declarado que una condición imprescindible para que los niños entren a jugar bajo estos parámetros es que estén escolarizados. Gayo ha subrayado la buena proyección de la experiencia y la implicación de los padres en el plan, algo poco usual en los sectores de población de los que proceden los menores, según han explicado en el acto.

Los pequeños jugadores integran cinco equipos de fútbol sala: dos prebenjamines, un benjamín, otro alevín y, el último, infantil. Su espacio de entrenamiento y campo en el que disputan sus encuentros es el de la zona polideportiva de Vía Parque. En las próximas semanas, los equipos empezarán sus partidos “oficiales” en la liga escolar de la ciudad. Un sábado jugarán en su “estadio” y al siguiente se desplazarán al de otros compañeros de competición.

Este colectivo de menores reside, generalmente, en el distrito norte. Ha sido engrosado, además, con niños que les derivan centros juveniles, de recepción de menores, trabajadores sociales y el colegio Nazaret.

Disponen de tres entrenadores, que han sido formados expresamente para este plan, además de voluntarios de apoyo que ayudan a que los niños hagan deporte en un espacio seguro y saludable.

Además del adiestramiento futbolístico, a los pequeños se les inculca la importancia de mejorar en sus estudios y hábitos saludables en cuanto a alimentación y prevención de determinadas enfermedades.