Asaja pide al PP que gestione el agua de los trasvases mas barata y de mejor calidad que las desaladoras

El 15 de enero de 2018 hay convocada una manifestación en la subdelegación del Gobierno de Madrid por los regantes del Levante

Josep Manel Sánchez
PublicidadJuega Limpio Orihuela

El agua fue el tema de reunión que en el día de ayer el presidente provincial del PP, José Ciscar, y miembros del grupo popular integrados en la comisión de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente del Congreso de los Diputados, junto con la asociación de agricultores de la provincia, Asaja, mantuvieron para abordar la situación de déficit hidráulico que experimenta la provincia. La preocupación de este año en el que unos 40.000 hectáreas de cítricos y 7.000 hectáreas de hortalizas están en peligro de perderse si no llueve o se lleva a cabo alguna medida, es lo que ha trasladado el presidente de Asaja, Eladio Aniorte, a esta comisión del PP. El alto contenido de boro en el agua proveniente de las desalinizadoras y su precio, es otra de las quejas que tiene este colectivo y que se lo ha hecho saber no sólo al presidente provincial, si no también a María Ascensión Carreño, portavoz de Agricultura y a María Teresa de Lara, presidenta de la comisión de Medio Ambiente, ambas del partido popular.

Josep Manel Sánchez

Aunque se están poniendo en marcha los pozos de sequía, para Aniorte, no es suficiente agua para regar, matizando que la situación en el sureste es un proceso cíclico y que se acrecentará conforme pasen los años y se agrave el cambio climático. “En la cuenca del Segura y en gran parte de la demarcación del río Júcar es una sequía hidrológica cuando en otros sitios tienen una sequía meteorológica” así lo ha expresado Císcar. Aunque para el año 2018 habrá una inversión por parte de la Diputación de Alicante de unos diez millones de euros, no es suficiente inversión en un problema que viene desde mayo de 2015 y que el gobierno alicantino pide al Consell que se involucre con ellos en este problema. Uno de los proyectos que se iniciará en breve es hacer llegar el agua de la desaladora del Rincón de León al Campo de Elche y Aspe, a través de infraestructuras de canalización obteniendo 11 y 4 hectómetros cúbicos de agua respectivamente. Otra inversión que se iniciará en abril de 2018 es el de mejorar la potencia eléctrica de la desaladora de Torrevieja para que su producción pase de 40 a 80 hectómetros cúbicos. La desalación es un complemento junto a una serie de medidas para el agua, ha comentado Teresa de Lara que ha añadido que el precio de esta agua ronda el euro por hectómetro cúbico cuando se firmó un convenio en 2005 que se prometía 0,3 euros por cada hectómetros cubico. Para abaratar el coste se ha aprobado en los presupuestos generales del Estado unos cuatro millones de euros, ha explicado Ascensión Carreño. Al respecto, la portavoz de Medio Ambiente, María Teresa de Lara, aseguró que el Gobierno “continuará con los proyectos de desalizadoras puestos en marcha por el Ejecutivo socialista para que la Unión Europea no nos reclame la subvención que se pidió en su día”. Otro dato que ha facilitado Carreño ha sido los tres mil millones de euros en ayudas en políticas agrícolas, que irían a todos los agricultores de la península. Los sindicatos de regantes de Alicante, Murcia y Almería han convocado una manifestación para el día 15 de enero de 2018 en la que acudirá Asaja. Otra de las problemáticas que quieren conocer los miembros del PP es el tema de la pesca y para ello, acudirían por la tarde a una reunión con la Cofradía de Pescadores de Santa Pola.

Publicidad
Josep Manel Sánchez

Echávarri sigue siendo tema de debate

El presidente provincial, José Císcar, cree que la ruptura del pacto debería legitimar al PP que fue quien ganó las elecciones, porque es el que más votos y más concejales tiene, pero para darse esa posibilidad tendría que dimitir el alcalde socialista.

Císcar opina que Echávarri es un lastre y en caso de dimisión apuesta por Luís Barcala al que ve un candidato preparado, con experiencia para gobernar Alicante en este año y medio que queda antes de las próximas elecciones municipales. Ante la posibilidad de una Moción de Censura no la contempla ya que se necesitaría 15 firmas y ellos sólo tienen ocho, precisarían de siete más para presentarla por escrito ante el secretario de la corporación municipal. Por ello, saben que el resto de partidos políticos no apoyarían esta iniciativa y dado que los concejales no adscritos, al haber dejado sus respectivos grupos no computan, se complica esa opción y sólo estaría el dialogo entre las formaciones políticas locales para llegar a algo así.

Publicidad