‘Almohadas del corazón’, en el hospital de Sant Joan para mejorar la calidad de vida de mujeres con cirugía de mama

Las almohadas se adaptan bajo el brazo para paliar el malestar postoperatorio tras una cirugía mamaria

Juega Limpio Orihuela

El Hospital Universitario de Sant Joan d’Alacant ha recibido de manos del Colegio de Enfermería de Alicante una donación de un centenar de “Almohadas del corazón”, que han sido cedidas por la Asociación Dones de Biar.

Esta iniciativa ha sido posible gracias a la enfermera Mª Teresa Román y la asociación citada, y pretende mejorar la calidad de vida de mujeres que han sido sometidas a una cirugía mamaria. Por su parte, el Colegio de Enfermería de Alicante está colaborando en la distribución en los distintos departamentos de salud de la provincia de Alicante.

Las “Almohadas del corazón” son unos cojines tejidos por mujeres voluntarias, que se adaptan perfectamente debajo del brazo, lo que permite paliar el dolor y el malestar postoperatorio de las pacientes a las que se les ha practicado una mastectomía.

La entrega de estas almohadas se va a producir en el hospital en el mismo día de la intervención quirúrgica y se suma a otras acciones que se están realizando de manera paralela en el Hospital de Día Oncológico a las mujeres que acuden a tratamiento, por parte de la Asociación Española Contra el Cáncer (aecc), en este caso de manos de la Asociación de Amigas de Patchwork.

Se trata de una iniciativa enmarcada en la humanización de la sanidad pública, cuya finalidad es mejorar el confort de los pacientes y contribuir a su pronta recuperación.

En la entrega de estas almohadas han estado presentes la gerente del Departamento, Beatriz Massa;  la directora de Enfermería, Inmaculada Ávalos,  así como profesionales de los servicios implicados, Cirugía y Ginecología. Por parte del Colegio de Enfermería ha realizado la entrega su vicepresidenta, Montserrat Angulo, quien es también matrona del Hospital de Sant Joan.

Origen de las Almohadas del Corazón

La enfermera americana Janet Kramer-Mai ha sido la precursora de estas almohadas cuando en el año 2002 tuvo que someterse a una cirugía de mama. Tras la intervención, sus tías decidieron confeccionar una almohada que se adaptara perfectamente a su brazo disminuyendo el dolor en la zona de la incisión.

Una vez se recuperó de la operación, Janet Kramer-Mai decidió introducirlas en el hospital en el que trabajaba, y tras un congreso que tuvo lugar en EEUU fue la enfermera danesa Nancy Frii Jensen quien las introdujo en Europa.