fbpx

Noticias de Alicante y provincia

lunes, 4 julio 2022

Alerta: presencia de Salmonella en carne picada de ave

La AESAN ha sido informada de la presencia de Salmonella en la carne picada de ave (burguer meat de pollo-pavo) a la venta en la cadena de supermercados Lidl.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), a través del Sistema Coordinado de Intecambio Rápido de Información (SCIRI) ha tenido conocimiento de una alerta trasladada por las autoridades sanitarias de la Comunidad Autónoma de Aragón relativa a la presencia de Salmonella en la carne picada de ave (burguer meat de pollo-pavo) a la venta en la cadena de supermercados Lidl.

- Advertisement -

Los datos del producto implicado son:
• Nombre del producto en la etiqueta: BURGUER MEAT POLLO – PAVO
• Nº de RGSEAA: 10.027476/Z
• Aspecto del producto y tipo de envase: Bandeja de plástico
• Número de lote: 3369
• Fecha de caducidad: 03.06.22
• Peso de unidad: 500 g.
• Temperatura: refrigerado.

Aunque de momento no se han detectado casos asociados a este producto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda a las personas que hayan consumido dichos lotes estar atentos a síntomas tales como diarrea, vómitos y dolor de cabeza durante las próximas horas.

- Advertisement -

Si se observa cualquier alteración, algo que no sea habitual, es recomendable acudir a un centro de salud acompañando una foto del bote donde se lea la caducidad y el lote.

Salmonella, responsable de muchas intoxicaciones

La Salmonella, que está detrás de muchos brotes de intoxicaciones, es una bacteria que vive en el intestino del hombre y los animales. El problema se produce cuando llega a contaminar aguas o alimentos.

Los alimentos más suceptibles de contaminarse con salmonella son el huevo crudo o poco cocinado, carnes crudas o poco cocinadas (sobre todo de aves), leche y lácteos… también aparece en verduras u hortalizas crudas regadas con aguas contaminadas, o incluso en mariscos.

Si se ingiere un producto contaminado, en un plazo medio de entre 12 y 36 horas (o incluso antes), pueden aparecer síntomas como malestar, dolor de cabeza, fiebre, dolor abdominal, vómitos y diarrea.

La duración de esos síntomas varía entre 2 y 7 días, y normalmente se resuelve sin mayores complicaciones. No obstante, en niños, ancianos o enfermos puede ser más peligrosa, sobre todo por la deshidratación y sus complicaciones.

ValenciàEspañol