fbpx

Ximo Puig: “recordar y honrar a quienes lucharon por nuestros derechos es un imperativo ético”

El jefe del Consell ha descubierto una placa conmemorativa y ha asegurado que el puerto de Alicante "vio el último aliento de una República que trajo justicia y libertad"

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha manifestado que “recordar y honrar a quienes lucharon por nuestros derechos” es un “imperativo ético y un mandato legal” dirigido al conocimiento y a la reparación de los hechos. Así lo ha manifestado el president durante su intervención en el acto organizado con motivo del Día de Recuerdo y Homenaje a las Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura, en el que también ha participado la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo.

En el transcurso del acto, el jefe del Consell ha descubierto una placa conmemorativa y ha asegurado que el puerto de Alicante “vio el último aliento de una República que trajo justicia y libertad” y, por lo tanto, “es el lugar donde había que instalar este primer recordatorio, al que seguirán muchos más”. 

El president ha recordado a los 2.636 pasajeros del buque mercante Stanbrook, que llevara a cabo la última evacuación de refugiados republicanos desde el puerto de Alicante el 28 de marzo de 1939, así como a las más de 15.000 personas que quedaron atrapadas en el puerto y “a las que les esperaba el exilio, la muerte, los campos de concentración y la dura represión franquista”.

Por todo ello ha asegurado que “más allá del recuerdo, nuestra obligación es trabajar para que sientan orgullo de una democracia por la que tanto lucharon, sufrieron y soñaron”.

Asimismo, se ha referido a los “cientos de miles de muertos en la guerra y en la durísima posguerra”, y desaparecidos que sitúan a España en una “estadística vergonzosa” como el segundo país del mundo con más desaparecidos, tan solo por detrás de Camboya como resultado de la dictadura de Pol Pot. 

Y ha explicado que la única manera de enfrentarse a tales datos es “la que tienen los demócratas, es decir, la memoria para no olvidar lo sucedido, la verdad sin tergiversaciones y la justicia para reparar las heridas”.

Espíritu demócrata y actitud humanista

Ximo Puig ha asegurado que la Comunitat Valenciana cuenta, desde 2017, con una ley de memoria democrática y para la convivencia, porque “una sociedad decente no mira hacia otro lado que no sea el de las víctimas”.

Y ha explicado que “no se puede cambiar la historia, pero sí la memoria sobre el pasado, al que debemos mirar de frente, con espíritu demócrata y actitud humanista”, afirmando que “la mirada al pasado no busca revancha ni nostalgia, sino concordia y un mejor futuro”.

“La memoria tiene que recordarnos que lo sucedido se puede volver a repetir y advertirnos de que nadie está vacunado contra el fanatismo, la discriminación y el enfrentamiento”, ha manifestado. 

Patriotismo cívico renovado

Durante su intervención, el president ha hecho referencia a Max Aub, asegurando que compuso la obra más significativa sobre la Guerra Civil y que siguiendo su estela en ‘Laberinto mágico’, “nuestro deber hoy es reconstruir la memoria histórica”.

“Y ello – ha continuado- queremos hacerlo manteniendo seis actitudes: recordar los hechos que ocurrieron; reconocer la responsabilidad que, como país, tenemos ante la historia; recuperar a los desaparecidos para que sus familias puedan clausurar ese vacío inmenso; reparar a todas las víctimas; reconciliar las dos Españas de las que hablaba el poeta; y reforzar la democracia”.

Por último, el jefe del Consell ha lanzado una advertencia ante las “nuevas amenazas” que se ciernen en forma de “polarización y el frentismo, ruido destructivo y el uso de manera cínica de palabras como libertad”, y ha asegurado que es necesario “un patriotismo cívico renovado pero inspirado en los valores más importantes como la libertad, la igualdad y la fraternidad”.

Nueva imagen de la Memoria Democrática

Por su parte, la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo ha destacado que, con la Ley de Memoria Democrática de 2017, “el pueblo valenciano se dotó de una herramienta decisiva para emprender este trabajo de recuperación”.

Esta ley ha permitido que “estemos en disposición de hacer un salto cualitativo en la mejora de la identificación de los restos óseos, así como que hayamos dado el primer paso en la creación de un banco de ADN que centralice todas las muestras genéticas”, ha dicho.

Para la consellera, “estamos poniendo las ‘piedras de futura mirada’ de la libertad que Miguel Hernández no llegó a ver nunca, una mirada al futuro que hoy estrenamos en parte con la nueva imagen de la Memoria Democrática Valenciana y que simboliza, con las dos manos aferradas, ese trabajo conjunto, ese esfuerzo colectivo de desterrar para siempre el olvido, la amnesia y la humillación”.

Pérez Garijo ha asegurado que se trata de la imagen “que llevaremos -ha indicado- a los lugares de la memoria, la que nos guiará por los itinerarios y las rutas que nos permitirán explicar ‘in situ’ qué sucedió, como y por qué”, y que constituye “un símbolo que dará sentido y cohesión” en los libros, materiales audiovisuales, exposiciones, jornadas y todo tipo de trabajos culturales que hablan de la Memoria Democrática Valenciana.

Artículos relacionados

CatalanSpanish