Noticias de Alicante y provincia

sábado, 9 diciembre 2023

San Vicente activa 10 medidas para subsanar las carencias del contrato de limpieza caducado en 2020

El municipio prevé vaciar vertederos, desbrozar, sustituir contenedores, un plan de choque en parques y jardines e incluso vigilar con drones algunas zonas

El Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig ha comenzado a implementar un plan especial de limpieza para paliar las carencias del actual contrato, caducado desde 2020 y que avanza hacia su quinta prórroga forzosa el próximo noviembre. Este plan constará de 10 medidas que prevén atacar las necesidades de mayor calado y urgencia, como los vertederos ilegales, el desbroce o la renovación de contenedores así como mejorar los canales de comunicación con la población. Apuestan, asimismo, por aumentar la vigilancia para evitar actos incívicos como depositar la basura o enseres fuera de los lugares autorizados y ocasionar desperfectos, para lo cual reforzarán la presencia policial e incluso barajan también el uso de dron.

El alcalde del municipio, Pachi Pascual, ha presentado las actuaciones junto al concejal de Servicios Urbanos, Antonio Díaz, y la concejal de Parques y Jardines, Mercedes Torregrosa, aunque han explicado que en el desarrollo de las medidas trabajan diferentes concejalías.

Una de las primeras actividades que ya han comenzado a acometer es el vaciado de vertederos. Ayudados de maquinaria pesada actúan en todos los vertederos. La basura se ha acumulado en los últimos meses, especialmente en las partidas, indicaba el concejal. “Hasta ayer a mediodía llevamos recogidas 154 toneladas de basura y se han eliminado 76 puntos negros. Esperábamos inicialmente recoger 200 toneladas, pero probablemente serán más”. En el día de ayer se actuó sobre 18 puntos. El primer edil, por su parte, ha señalado que en los próximos días se actuará en 37 espacios más de las zonas de Girasoles, Rodalet y Velódromo y ha reconocido que “en esta y en todas las labores será necesario un refuerzo de la vigilancia en el que ya estamos trabajando”. 

Como siguiente medida, la corporación prevé sustituir los contenedores. “Ya tenemos los contratos en marcha” ha avanzado Díaz, que ha precisado que los técnicos municipales han evaluado el estad de los mismos y han advertido un deterioro por ls productos de limpieza empleados durante la pandemia. Los nuevos cubos irán llegando por lotes y tras pasar por un proceso de rotulación y matriculación según su tipología y se ubicarán de acuerdo a criterios técnicos.

El desbroce es la tercera medida del plan. El pasado 14 de septiembre la Junta de Gobierno aprobó el contrato y tan pronto hayan transcurrido los plazos legales se pondrá en marcha. “Esto va a ser de forma muy breve”, ha aclarado Díaz. Para acometer estos trabajos se va a priorizar zonas donde afecta a la seguridad vial, como caminos.

A través de una contrato menor el Consistorio llevará a cabo también tareas de desinfectación, desratización y desparasitación en zonas especialmente sensibles como en las zonas colindantes a los colegios públicos, en las bibliotecas del municipio, en los alrededores de los centros de mayores, en el centro social de Santa Isabel, Altamira, Centro Cervantes, el Mercado Central y en calles de la zona centro. Estas actuaciones se llevarán a cabo desde este mes de septiembre a mayo de 2024.

Igualmente se hará un plan extraordinario de limpiezas en parques y jardines, algunos mal usados como pipicanes por personas que no recogen excrementos. “Hay árboles que están enfermos, hay árboles que había que sustituir y hay zonas como ya hemos empezado como las de la Plaza del Pilar, la plaza Gustavo Adolfo Bécquer y la plaza Lillo Cánovas”. En estos recintos después de la limpieza “se hacen unas actuaciones extremas de higienización, desodorización y saneamiento para procurar la salubridad del municipio”, ha señalado Mercedes Torregrosa.

Las medidas incluyen también una reestructuración del personal y cambios en las frecuencias, aspecto del que todavía celebrar reuniones entre técnicos y personal para  concretar más detalles. Además, se eliminarán progresivamente los contenedores soterrados y se abandonará el sistema hidráulico de recogida. 

En los próximos meses se pondrá en marcha una campaña de sensibilización e información a la vez que se implementará un nuevo formato de comunicación más sencillo para las personas usuarias y que permita una retroalimentación para que el Ayuntamiento informe a los usuarios sobre cómo van sus quejas o sus partes de mantenimiento. El edil ha recordado que están a disposición del ciudadano el teléfono 900 102 951 y de la página web santvicentnet.com.

“Vamos a aplicar inteligencia artificial a los canales de comunicación, tenemos que intentar reducir la brecha digital potenciando a que nuestros ciudadanos sean capaces de forma fácil para utilizar estas tecnologías. Hoy en día con la inteligencia artificial lo tenemos fácil y tenemos los recursos bastante disponibles y muy cercanos. Tenemos la Universidad que están investigando chat bot, etc.” 

Las nuevas tecnologías también serán viables para vigilar puntos negros de vertidos, incluso barajan el uso de la unidad de drones según ha confirmado Pachi Pascual. Pero el objetivo principal es la coordinación con la Policía Local. Según resaltaba el concejal de Servicios Urbanos “la vigilancia lleva aparejada el cumplimiento de la ordenanza municipal de convivencia ciudadana y en el Anexo 4 prevé acciones importantes”. Sacar la basura fuera del horario puede llegar a costar hasta 750 euros y las sanciones son mayores por tirar basura a vertederos ilegales, ha recordado.

El alcalde se ha referido, asimismo a los costes que supondrán algunas de estas medidas. “Los costes de todas estas medidas son pequeños costes. Estamos hablando de que son 900.000 euros por parte del contrato de contenedores, unos 600.000 euros en dos años por parte del contrato de desbroce, unos 30.000 euros aproximadamente de los contratos menores que han hecho desde Sanidad y el de recogida de vertidos. Para retirar los contenedores -soterrrados- estamos hablando a corto plazo de unos 125.000 euros”.