Sánchez acusa al Gobierno de España de “humillar” a los alicantinos tras reducir el trasvase Tajo-Segura

El presidente de la Diputación de Alicante considera “un error de consecuencias incalculables” el recorte, que limita el agua trasvasada a 7,5 hm3 y sólo para consumo urbano.

Publicidad

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, ha acusado hoy al Gobierno de España de “humillar” a los alicantinos tras reducir a 7,5 hm3 el trasvase del Tajo-Segura y ha exigido al presidente Ximo Puig que interponga un recurso contra esta medida.

En este sentido, la Comisión Técnica del Agua reunida esta mañana en el Palacio Provincial ha reprobado a la ministra de Transición Ecológica y ha acordado por unanimidad solicitar a la Generalitat Valenciana que presente, por ser la administración competente, un recurso contencioso administrativo contra esta decisión.

“Este es el mayor ataque a los regantes y a nuestra provincia de nuestra historia reciente por parte de un ministerio y además en un momento en el que el Tajo tiene reservas superiores a los 5.500 hm3, una de las más elevadas de la última década”, ha indicado Sánchez, quien ha añadido que “exigimos una rectificación al Gobierno de España para que  apruebe, no solo un trasvase para consumo humano, sino también para el campo de la provincia de Alicante”.

“Es obligación del Consell estar al lado de nuestros regantes en estos momentos”, ha indicado Sánchez, quien ha apuntado que “en caso de que el Gobierno valenciano no presente el recurso, la Diputación de Alicante se reserva iniciar y emprender acciones legales para defender los intereses de la provincia de Alicante y de los regantes de esta tierra”.

Para el dirigente alicantino la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica “es indignante y un error de consecuencias incalculables para todo el sudeste español que ve como el ejecutivo de Pedro Sánchez nos abandona a nuestra suerte como ya nos temíamos”

A juicio de Sánchez, la decisión de reducir el trasvase a 7,5 hectómetros cúbicos limitando el uso de agua a consumo urbano “pone en serie riesgo el futuro de la agricultura, el turismo y la industria de nuestra provincia y la supervivencia de miles de familias que dependen de este recurso”.

Publicidad