La justicia da la razón al consistorio ilicitano sobre el proceso de designación de alcaldes pedáneos

Mireia Mollà expone que el Partido Popular no quiere que en las pedanías se pueda elegir democráticamente a sus representantes

alcaldes pedáneos Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez
PublicidadJuega Limpio Orihuela

En el día de ayer, se conocía la sentencia en relación al proceso de designación de los alcaldes pedáneos donde el juzgado del contencioso administrativo número 1 de Elche da la razón al ayuntamiento. Todo se remonta en noviembre de 2015 cuando la Subdelegación del Gobierno solicitó anular el decreto de consulta vecinal para la elección de sus representantes. Este decreto que regulaba la votación estaba ligado al del proceso, cuestión que desde la Subdelegación del Gobierno consideraban que no era conforme a derecho y se pedía su anulación. Según explicó Patricia Macià, responsable de la Concejalía de Educación y Cultura, “ante las acusaciones del organismo que alegaba que la convocatoria infringía preceptos legales y no se ajustaba a derecho, demuestra con la sentencia que el ayuntamiento cumplía con la legalidad”. Otras ciudades como Xàtiva, Ciudad Real e inclusive Albacete ya habían llevado este mismo proceso de consulta ciudadana sin obtener ninguna traba. Macià enumeró algunos de los artículos del reglamento orgánico de la corporación y algunas leyes que recoge la sentencia, “en los artículos transcritos de aplicación, se extrae, que es el alcalde quien tiene plena competencia para nombrar directamente a los alcaldes pedáneos, así como, de removerlos a su libre criterio decretando su cese de forma automática y en todo caso, cuando expire el mandato del alcalde que los nombró, a falta de una normativa expresa, que de modo que una consulta de participación democrática realizada por el alcalde de la corporación municipal en el caso que se les plantea no se puede plantear a la luz de los preceptos transcritos como una carencia de competencia o extralimitación de ésta, según se desprenden de la normativa de aplicación, pues es a esa autoridad a quien corresponde nombrar y remover a discreción a los alcaldes pedáneos”.

En líneas mas duras se expresó Mireia Mollà, responsable de la Concejalía de Representación Institucional, contra el Partido Popular al que tildó de utilizar el área de abogacía de la Subdelegación del Gobierno para perder recursos públicos y actuar como el brazo armado del PP, utilizando dicho departamento para su propia conveniencia. Aunque la sentencia todavía no es firme ya que falta saber aún si el denunciante, en este caso la Delegación del Gobierno de Alicante, recurre o no, Mollà expresó que el Partido Popular debería pedir disculpas después de saberse que la consulta democrática que se hacia en las pedanías para conocer la voluntad de sus vecinos, tenia todas las garantías y contaba con el apoyo legal y normativo. La petición de disculpas que pide Mireia Mollà, no sólo está centrada en el intento del PP por deslegitimizar la labor del Gobierno Municipal, si no, por las declaraciones de Vicente Granero que tildó de chapuza, simulacro e irregularidades en el proceso y que no se habían hecho las cuestiones ajustadas a derecho. Ante la amenaza del Grupo Popular, el Ayuntamiento siguió con la consulta. “Con esto evidencia el PP que si llegase a gobernar la alcaldía de Elche no permitiría que los vecinos y vecinas de las pedanías eligieran de forma democrática a sus representantes pedáneos”, señaló Mollà.

Publicidad
Publicidad