La Junta de Gobierno Local de Alicante revisa los precios de los contratos de Limpieza a partir del 2015

Un empleado de la subcontrata de limpieza UTE Limpal que le trabajan para el Ayuntamiento es despedido tras sufrir una baja por enfermedad

Limpieza Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez
RSU Orihuela

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Alicante aprueban los precios del contrato de limpieza en su tercera revisión correspondiente al periodo 2015 y 2016. Esta revisión que debió entrar en vigor el 1 de septiembre de 2016 mientras gobernaba el Tripartito, tras aplicarse la variación interanual del IPC en un -0,1% dando como resultado una reducción del precio del contrato de 149.392 euros, dejando su montante global en 285.148.989 euros. El concejal de Infraestructuras, Mantenimiento y Limpieza, Israel Cortés, ha valorado la situación del anterior gobierno como de dejadez y el objetivo que se ha marcado es el de acabar con las revisiones de precios del resto de anualidades hasta final de este año, iniciando el 2019 con precios actualizados. Esta revisión de precios se realiza con todas las operaciones de reintegro de pagos que corresponden a las certificaciones que abonan los contratistas. La certificación mensual desde 1 de enero de 2017 está situada en 3.046.221 euros hasta fin de contrato.  Otra de las cuestiones que han aprobado es el de anular el gasto comprometido por esta revisión en las aplicaciones presupuestarias entre los años 2018 y 2021.

La portavoz del Partido Popular, María del Carmen de España ha destacado las obras de mantenimiento en vía pública de las zonas este y oeste de Alicante con un presupuesto total de 48.109,60 euros para la reparación de deficiencias en espacios públicos, conservación y mantenimiento de las aceras y vías públicas. Otro de los puntos que han aprobado es el de apertura de las convocatorias para contratar el servicio de “Programa de Formación Elaborantes”, que esta cofinanciada por la Comisión Europea en los Fondos Europeos FEDER, en un 50%. El presupuesto de licitación para este servicio es de 59.822,40 euros inscrito en el Programa Operativo de Crecimiento Sostenible para el periodo 2014-2020 finalizando el contrato el 31 de diciembre de 2019. Este programa de formación quiere generar un espacio de reflexión, conocimiento, intercambio y de estímulo a la creación. Otra cuestión que se ha aprobado en la Junta de Gobierno es la concesión de subvenciones para las fiestas en los 14 barrios de Alicante por un importe de 25.000 euros. También está previsto aprobar las subvenciones para cursos y talleres destinadas a 30 asociaciones vecinales por un importe total de 30.000 euros, dentro de las 56 actividades formativas propuestas al consistorio.

Limpieza Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

Las protestas de un limpiador

David Camarasa trabajaba para la UTE Limpal, que se encarga de la limpieza de los colegios y dependencias municipales de Alicante, y tras ser despedido de forma injusta se concentra a las puertas del Ayuntamiento de Alicante. La petición de Camarasa es ser readmitido por la empresa que le cambió de contrato alegando que el que tenía era ilegal. El problema surgió tras una lesión en las costillas y cogerse la baja, amenazándole sus jefes que si prolongaba la baja no le renovarían el contrato como así ha sido. David Camarasa llevaba trabajando desde 2008 con contratos temporales y en 2014 le hicieron un contrato de tres años y una prórroga por convenio de un año más, que vencía en abril de este año. En febrero de este año se hace cargo de la concesión la UTE, que lo forman las empresas Clece y Fissa, comunicándole a él y a siete trabajadores que tienen contratos fraudulentos y les hacen firmar contratos temporales a todos ellos. El abogado que asesoró a este trabajador le advirtió que su situación es injusta y en cuanto a su anterior contrato, sí cumplía con el convenio que había firmado antes de que entrase la UTE. Este trabajador lamenta, que con el tiempo trabajado no ha recibido ni indemnización, ni le han finiquitado, aún así, no quiere dinero sino que le vuelvan a readmitir, por ello, ha presentado una demanda contra las empresas concesionarias y el Ayuntamiento.

Este empleado denuncia las condiciones precarias en las que trabajan, como el estar sin barredoras, sin cubos y barrer con escobas a los que les faltan cerdas para que realicen su función. Algunos representantes políticos se han acercado hasta este trabajador que despliega una pancarta en la que se lee: “UTE Limpal coacciona y despide por enfermar ¡Readmisión ya!”, pero por el momento, nadie le ha dado ninguna solución.