Le electricidad vive una escalada de coste imparable, cuyo precio se superó este miércoles los 70 euros por megavatio/hora, la mayor referencia para un día en lo que va de año. Con el precio disparado, la factura que pagan los clientes tampoco para de subir. El recibo medio se encuentra ya los 75 euros, lo que supone un incremento del 1% con respecto a julio.

La escasez de lluvias y viento, que obliga a depender de fuentes más caras, así como el precio al alza de los combustibles fósiles (gas y carbón) y de los derechos de emisión de CO2 se citan como causas del alza, que ha impedido que el IPC bajase en agosto y se mantuviese en el 2,2%. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tiene previsto comparecer en el congreso el 19 de septiembre para explicar qué está pasando.

El mes de menos actividad tendrá la factura más cara

Los consumidores volverán a ver en su próxima factura un incremento del importe que abonan a su compañía eléctrica -siempre que se trate de contratos vinculados al precio regulado (PVPC), un 45% del total-, en lo que será la cuantía más elevada de todo el año. Y será así en pleno agosto, un periodo en el que históricamente los precios no suelen ser muy elevados al tratarse de un mes con menos demanda de lo habitual por el parón de la actividad de muchas empresas. Con el auge de precios de agosto, los españoles habrán visto cómo en el último año la misma factura de la luz -calculada para una potencia media de 4,7 kilovatios y un consumo de 325 kilovatios/hora al mes- se ha incremento más de un 10%.

El butano, la opción energética más barata

La liberalización de la mayoría de la energía ha traído de cabeza a los consumidores, que ven como las facturas de la luz y el gas no han parado de subir en los últimos años. Algo que en el caso del butano, que se liberalizó enteramente salvo la bombona de 9kg en vacío, tiene una regulación estatal y la revisión tiene un límite del 5% en la variación del precio. En la actualidad el 30% de los hogares usan butano, bien porque es el combustible más barato (similar al gas canalizado, pero sin coste fijo) bien porque no existe otra alternativa. El butano es la opción mayoritaria en segundas viviendas y zonas rurales.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante