“Jornada Escolar. Ilegalidad, Irresponsabilidad e Irreverencia” por Consuelo Escudero

Desde la Plataforma Jornada Partida CV, Consuelo Escudero Medina, da su opinión sobre las últimas sentencias del TSJCV concernientes el tema del cambio de jornada escolar (partida-única o continua).

Juega Limpio Orihuela

Si bien en Psicología, se abordan algunos aspectos de Educación Infantil desde la perspectiva de las cuatro R (resentimiento, revancha, rebeldía y retraimiento), en Conselleria de Educación y con referencia a la jornada escolar, se pueden aplicar las tres I (ilegalidad, irresponsabilidad e irreverencia).

Hace unos días, el TSJCV anuló, de nuevo, la disposición transitoria única de la Orden 25/2016, de 13 junio, de la Conselleria de Educación y la resolución, de 15 de junio de 2016, que establecen el procedimiento y calendario de la jornada escolar, por ser contrarias a derecho, así como dos proyectos aprobados en este proceso.

Por consiguiente, hasta que se ratifiquen definitivamente las tres sentencias recurridas por Conselleria, unos 300 centros tienen un horario escolar basado en la parte ilegal de una norma.

Ante la urgencia injustificada con que actuaron los colectivos interesados, es lícito preguntarse, si de acuerdo con la decisión del TSJCV, no existiría un delito de prevaricación por parte de equipos directivos de CEIP y de AMPA que, a favor del cambio, apoyaron el acelerado proceso. Con lo cual, entre todos vulneraron los derechos de las familias concernidas.

Aun así, tras estas primeras sentencias, cabe subrayar que, si bien Conselleria pretende asegurar la normalidad del funcionamiento de los centros, las familias afectadas pueden solicitar a Conselleria que proceda a suspender cautelarmente esa jornada escolar aprobada con un procedimiento arbitrario y dejarla sin efecto en cada uno de los centros que la aprobó en el curso 2016/17. De hecho, lo normal será volver a la legalidad…

Por otro lado, las irregularidades durante el proceso se sucedieron y aceptaron sin pudor por parte de la Administración. Todo valió. Lejos de corregir y actuar contra las infracciones cometidas en el proceso electoral, desde la Administración se eligió mostrar una actitud de prepotencia hacia las familias.

Además, consideramos que la Administración ha incurrido en una irresponsabilidad proponiendo este cambio a la comunidad educativa (profesorado y familias). Ha eludido su responsabilidad y ha creado un conflicto innecesario entre partes equivocadas. Así pues, se impone ahora, abrir un diálogo democrático entre todos los implicados (docentes, psicólogos, pedagogos, sociólogos, pediatras, familias y Administración) en la Educación de esta Comunidad para elaborar un proyecto educativo coherente.

Por cierto, dicho cambio no es una demanda de las familias, sino de los sindicatos y del gremio interesado. Resulta irreverente justificarlo, vendiendo unas bondades y resultados que, examinados de cerca, no se corresponden con lo anunciado. La realidad muestra que las ligeras mejoras son insignificantes y producto de otros factores.

Por ejemplo, ni la convivencia ni el absentismo mejoran por el cambio de horario, sino por los planes por la convivencia y, de prevención y control del absentismo escolar establecidos en la mayoría de los centros. Así lo defienden las memorias oficiales publicadas hasta ahora. El Ayuntamiento de Elche publicó una gráfica de absentismo que presenta para Infantil y Primaria los siguientes datos: 2006/07: 3,5% – 2017/18: 2,5 %. Si seguimos la curva, observaremos que tras un ligero descenso hasta el curso 2012/13 (1,8%), la tasa de absentismo remonta, de nuevo, hasta situarse en el 2,5% actual. Por consiguiente, a tenor de estas cifras, es lícito desmentir la falacia de que el cambio de jornada influye positivamente en la tasa de absentismo escolar, como se viene diciendo desde filas favorables a la jornada única.

Lo expuesto hasta aquí sugiere la idea de que la Administración pretende confundir a la opinión pública en su propio beneficio. ¿Mitomanía? En caso afirmativo, convendremos en que estos rasgos mitómanos de Conselleria deberían ser tratados y debidamente reconducidos por los sectores implicados.

Consuelo Escudero Medina.