fbpx
15.2 C
Alicante

La importancia de apostar por establecimientos accesibles y seguros

En este artículo hablamos de las puertas cortafuego y como su uso puede aumentar las probabilidades de salir airosos de un contratiempo.

Cualquier local comercial, sin importar su naturaleza o el servicio que ofrezcan, debe garantizar la seguridad de sus clientes en sus instalaciones. Muchos establecimientos apuestan por una buena accesibilidad y seguridad, previniendo situaciones de riesgo con puertas cortafuego certificadas, por ejemplo. En este artículo hablaremos sobre este tipo de puertas y como su uso puede aumentar las probabilidades de salir airosos de un contratiempo.

Tal y como su nombre lo indica, estas puertas cuentan con un diseño específico para poder resistir a altas temperaturas y contener los efectos del fuego. Están elaboradas de metal hueco, con madera maciza o con un tipo de vidrio más grueso y con un peso y volumen mayor al de las puertas convencionales. Esto evita la propagación del fuego y determina la seguridad de las personas en determinadas áreas.

Cuanto más amplias sean estas puertas, mucho mejor. Esto es debido a que las personas, a pesar de conocer las medidas de seguridad y que no deben desesperarse, en caso de incendio se dejan llevar por su instinto de supervivencia y solo buscan una salida y un lugar donde estar a salvo. Es por esto por lo que, a pesar de ser pesadas y macizas, estas puertas deben garantizar una buena movilidad y deben abrirse rápido para que todos puedan salir en caso de emergencia.

Pero las puertas solas no garantizan la seguridad de todos. Ellas se ven complementadas por rampas, tuberías bien instaladas y un cableado eléctrico que haya sido certificado por empresas de seguridad. Y es que muchos cometen el error de subestimar los siniestros y una mínima medida de precaución puede salvar muchas vidas en cuestión de minutos.

Estas puertas cuentan con beneficios adicionales como la posibilidad de bloquear el humo y los gases generados por el fuego, así como también son capaces de cerrarse automáticamente cuando los sensores detectan un incendio cerca para mantener a las personas a salvo. Su principal objetivo es cortar el avance del fuego por todos los espacios, garantizando menos zonas de riesgo y sumando tiempo a las autoridades para poder controlar el desastre.

Los sellos que suelen integrar estas puertas están especialmente diseñados para expandirse sólo cuando las temperaturas sobrepasan los 200 grados. Así, estos huecos se cierran suprimiendo instantáneamente el flujo del humo hacia el interior y protegiendo a quienes puedan tener problemas respiratorios y evitando muertes por sofocamiento.

Las legislaciones de diferentes países exigen este tipo de puertas en los locales comerciales, ya que se busca proteger tanto a los empleados como a los clientes. Es menos común ver este tipo de objetos en residencias privadas, pero es una ventaja que nunca está de más. Además, en las inspecciones de seguridad no contar con las medidas de seguridad ideales puede acarrear sanciones.

Pero más allá del aspecto legal, poder tener una buena accesibilidad y blindaje en caso de incendios es una sensación mucho más tranquilizadora. Es necesario tener en cuenta estas puertas cortafuegos en la construcción de cualquier edificio comercial, pues un incendio puede surgir en cualquier momento por una infinidad de razones. Ganar un poco de tiempo a favor siempre puede marcar la diferencia entre quemaduras graves, una visita lamentable al hospital o un desenlace mucho peor.

Artículos relacionados

Teulada
GVASAN
GVABRINES

Lo más leído

CatalanSpanish