fbpx

Elche quiere proteger el Recinto Histórico-Artístico y El Raval-Salvador

La ciudadanía podrá aportar propuestas para la redacción del futuro Plan Especial del Conjunto Histórico-Artístico.

Elche da un paso decisivo para la protección del patrimonio del municipio. El Ayuntamiento ha dado luz verde a tres consultas para el desarrollo del Catálogo de Protecciones, del Plan Especial del Conjunto Histórico-Artístico y de la modificación del PGOU para declarar el Recinto Histórico-Artístico y El Raval-Salvador como Áreas de Vigilancia Arqueológica.

La concejala de Urbanismo, Ana Arabid, acompañada por el portavoz de la Junta de Gobierno Local, Héctor Díez, ha informado esta mañana sobre los tres acuerdos que ha valorado de “relevantes” para erigir los marcos normativos necesarios en materia constructiva adaptados a la legislación vigente y actualizados a las inquietudes de la sociedad, lo que permitirá incrementar la salvaguarda del entorno ilicitano.

La consulta pública del Catálogo de Protecciones, ha explicado Arabid, es un trámite “previo y obligatorio” para la tramitación de un texto trascendente que dotará de protección adecuada al patrimonio local y que incluirá el natural, arqueológico y paleontológico. El Catálogo vigente ha quedado desfasado por el paso del tiempo, ha admitido la responsable municipal: “Hay que tener en cuenta que a lo largo de las últimas décadas se ha producido una evolución en el ámbito de la conservación patrimonial, tanto a nivel legislativo como a nivel práctico”.

Para hacer posible esta consulta, los Servicios Técnicos de Arquitectura y Patrimonio del Ayuntamiento han creado un documento explicativo que describe la situación del Catálogo actual y la necesidad de uno nuevo, amén de esbozar el contenido que debería tener, y exponer y solicitar las sugerencias para, una vez cerrado este paso, dar comienzo al pliego inicial estratégico, que ya contendrá elementos específicos a proteger y, posteriormente, arrancar el trámite de evaluación ambiental, que también será sometido al escrutinio ciudadano.

En cuanto al Plan Especial del Conjunto Histórico-Artístico, se hará un procedimiento similar de consulta pública del cual saldrá igualmente un documento preliminar, y con el que se pretende “ofrecer la protección adecuada a los bienes considerados BIC del Conjunto Histórico-Artístico, armonizando y clarificando sus delimitaciones y adaptándolo a la normativa actual”, ha manifestado la teniente de alcalde. Y es que, como ha precisado, “ahora conviven diferentes delimitaciones y perímetros que, en ocasiones, hacen complicado determinar el nivel de protección de un bien”. La meta, como ha recalcado, es la de unificar el Conjunto Histórico-Artístico con el área de la Vila Murada, con la del Recinto Histórico-Artístico del PGOU de 1998, y con el Plan Especial de la Plaça de Baix de 2010.

De esta manera, se quiere regular con exactitud la reglamentación que debe regir en las intervenciones arquitectónicas y de uso del suelo, para mantener la estructura urbana y arquitectónica del centro histórico de Elche estableciendo unas condiciones de ornato de edificios, espacios libres y viales, así como los parámetros morfológicos y tipológicos de los nuevos inmuebles.

Tanto el Catálogo como el Plan Especial, ha insistido la concejala, inician en la jornada de hoy el periodo de 30 días de consulta abierto a la ciudadanía a través de la web municipal, para poder así integrar las aportaciones de los ilicitanos e ilicitanas en la elaboración de ambos documentos cuyas redacciones se externalizarán previa licitación.

Asimismo, también se someterá a consultas a las administraciones afectadas y personas interesadas el texto de inicio de la modificación puntual del PGOU para designar el Recinto Histórico-Artístico y El Raval-Salvador como Áreas de Vigilancia Arqueológica con el objetivo de garantizar catas en las obras que se lleven a cabo.

Aunque Arabid ha afirmado que ya se viene exigiendo “de facto”, pues desde hace tiempo el Consistorio solicita excavaciones arqueológicas y paleontológicas en dichas zonas. “Esta modificación adecúa la normativa a la legislación autonómica vigente, la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, que pide delimitar las Áreas de Vigilancia Arqueológica del término como paso previo a cualquier actuación”, ha recalcado, por último, la edil.

Artículos relacionados

CatalanSpanish