fbpx

Noticias de Alicante y provincia

jueves, 29 septiembre 2022

Como ser azafata de vuelo

Ser tripulante de cabina o azafata de vuelo implica grandes beneficios, por eso no es de extrañar que muchos se pregunten cómo ser azafata de vuelo. Se trata de una profesión dinámica, apasionante y enriquecedora pero, además, también está asociada a una retribución bastante buena dentro del contexto turístico y aeronáutico. Llevar a cabo un curso de azafata de vuelo puede abrir las puertas a grandes oportunidades de empleabilidad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que además de realizar el curso de azafata de vuelo, existen otros requisitos de admisión que hay que tener en cuenta.

- Advertisement -

A continuación, te hablamos de las condiciones que debe cumplir cualquier profesional titulado en una escuela de auxiliares de vuelo. ¡No te lo pierdas!

Requisitos para ser azafata de vuelo

Tener la mayoría de edad

Para poder desempeñar las funciones de azafata de vuelo existen ciertas restricciones en términos de edad. Para acceder al cargo se debe tener una edad de, al menos, 18 años. No obstante, esta exclusión no se extiende al ámbito formativo. Es posible llevar a cabo los estudios antes de tener la mayoría de edad y comenzar a ejercer una vez que se han cumplido los 18 años.

- Advertisement -

Por otra parte, es importante tener en cuenta que las restricciones de edad, además de contemplar una edad mínima, también abarcan una edad máxima. En este sentido el límite máximo para tener acceso a la profesión es de 35 años. Afortunadamente, a lo largo de los últimos años, el sector ha virado hacia planteamientos más laxos y, poco a poco, este requisito está viéndose atenuado. Cada vez son más las aerolíneas que han dejado de contemplarlo.

Poseer un nivel de inglés avanzado

El dominio de otros idiomas constituye un pilar fundamental en el desempeño de funciones. Una azafata o azafato establece comunicación y contacto directo con personas de otras nacionalidades y esto no sólo abarca a los clientes o pasajeros sino que también aglutina a los compañeros de tripulación. Tener dominio, como mínimo, del inglés es un requisito obligatorio. No obstante, es recomendable adquirir conocimientos o, al menos nociones básicas o intermedias, en otros idiomas como el francés, el alemán o el italiano, ya que puede incrementar las posibilidades de empleabilidad. En general, aquellos perfiles con conocimientos en distintos idiomas extranjeros adquieren especial valor durante los procesos selectivos.

Tener una altura mínima

La estatura del aspirante también constituye un factor de selección excluyente. Las herramientas de emergencia o rescate se integran en la parte superior de los aviones. Esto implica que el personal encargado de gestionar dichos recursos deberá contar con la suficiente accesibilidad para cumplir sus funciones con la máxima diligencia y agilidad. En el caso de las mujeres, la estatura mínima se sitúa en 1,58 metros aproximadamente, mientras que en el de los hombres la marca de corte se ubica en torno a los 1,68 metros.

Saber nadar

Existe otro factor excluyente vinculado con el ámbito de la seguridad y la prevención. Cualquier auxiliar de vuelo deberá saber nadar. A pesar de que la figura de la azafata de vuelo está asociada a ciertos estereotipos, su función principal es garantizar el bienestar y la seguridad de los pasajeros durante los desplazamientos. Esto implica, por tanto, que se trata de una figura que debe poseer conocimientos tanto teóricos como prácticos en todo aquello que concierne al ámbito de situaciones de emergencias, el rescate y el auxilio.

Los procesos de selección abarcan, por tanto, ejercicios prácticos entre los cuales se incluyen pruebas de natación. Cada aspirante deberá nadar 100 metros en un período de dos minutos y treinta segundos. 

Poseer formación especializada

Prácticamente todas las compañías aéreas exigen la posesión del Certificado Oficial de Tripulante de Cabina. Esta titulación se puede obtener a partir de un proceso preparatorio en un centro aeronáutico homologado por el Ministerio de Fomento. Además, es importante tener en cuenta que para poder iniciar esta formación, el aspirante debe contar con, al menos, el graduado escolar.

Contar con el reconocimiento médico aeronáutico

Para proporcionar una correcta asistencia resulta fundamental que las azafatas de vuelo cuenten con un buen estado de salud. Este criterio de selección se verifica a partir de un certificado médico aeronáutico. No estar en posesión de este es un requisito excluyente. No obstante, su obtención requiere de un trámite sencillo y, por lo general, no representa ningún tipo de obstáculo.

Curso auxiliar de vuelo

Recibir formación especializada constituye la única vía de empleabilidad. Iniciar un plan de preparación adaptado a los requisitos exigibles proporciona el dominio de conocimientos básicos, reglamentarios y obligatorios por la normativa de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. El curso auxiliar de vuelo proporciona respuesta a todas las necesidades que forman parte de los procesos selectivos a partir de recursos como:

  • Clases de inglés especializado en el ámbito aeronáutico.
  • Servicios de orientación laboral.
  • Técnicas de defensa personal y herramientas para adquirir las competencias convenientes en lo que respecta a la gestión de incidencias o conflictos a bordo.

Además, más allá de la sólida base formativa de su programa para saber cómo ser azafata de vuelo, se pone al alcance del alumnado grandes ventajas como, por ejemplo, un precio único que incluye todos los recursos y servicios formativos o un período de preparación de tan solo dos meses favoreciendo la inserción laboral de forma ágil.

ValenciàEspañol