Barcala

El portavoz del PP en el ayuntamiento de Alicante, Luis Barcala, ha acusado al alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, de haber despedido a su cuñada, interina municipal, como represalia a una denuncia de su partido por un fraccionamiento de Contratos por tratarse del “eslabón más fácil”.

En rueda de prensa tras conocerse que se procesará al alcalde por una supuesta prevaricación administrativa por este despido, Barcala ha afirmado que la Justicia ve que ha habido un supuesto “abuso de poder” ya que, ha apuntado, Echávarri en vez de “ir de cara” contra él por una decisión del ámbito político, se dirigió “contra el eslabón más fácil”, en referencia a su cuñada.

“Es un asunto absolutamente vergonzoso” que se produjo, según el portavoz local del PP, “por motivo de vínculos familiares conmigo y como consecuencia de la denuncia interpuesta” por el fraccionamiento de 14 contratos, por una suma conjunta de 144.000 euros.

El popular ha recordado que el alcalde tuvo una clara “intencionalidad” con el despido y ha agregado que, incluso, lo “reconoció de forma sorprendente en Facebook”, en un mensaje que poco después fue borrado.

A raíz de lo sucedido y una vez que se ha dictado su procesamiento tanto por el ‘caso Comercio’ como por el despido de su cuñada, Barcala ha concluido que el alcalde ofrece una “imagen patética” ya que se “arrastra por los juzgados”, ante lo cual no le cabe otra solución que dimitir.

Se ha referido a las condiciones que puso la pasada semana para dejar la alcaldía, que se resumen en que se garantice que le sustituya su número dos, Eva Montesinos, sin condiciones previas, y ha opinado que los requisitos tienen el objetivo de no llegar a dimitir.

“No me voy ni con agua caliente, en ninguna circunstancia”, ha dicho el popular del pensamiento del alcalde, y ha proseguido que este escenario obliga a que “hay que echarlo” mediante la moción de censura que promueve el PP y que precisa del apoyo de, al menos, otros dos grupos de la oposición.

Para ello, Barcala ha explicado que acudirá a partir de hoy a una notaría para formalizar un acta que permita a los 29 concejales de la corporación adherirse a la moción de censura.
Una vez que se sumen 15 (el PP solo tiene 8 concejales), la moción se presentaría ante el registro municipal para su debate en un plazo de 15 días.

El portavoz local del PP ha hecho un “llamamiento a la responsabilidad” de los 29 ediles para que “antepongan a la ciudad frente a cualquier interés partidista” ya que el actual alcalde “ya es historia”.

1 COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.