Barcala insiste en que se convoque el consejo de Avant porque “no se puede firmar un acuerdo más perjudicial para Alicante”

El alcalde quiere saber el trabajo realizado desde 2017 y si se constituyó la comisión específica de la que el Ayuntamiento no tiene constancia.

Juega Limpio Orihuela

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha insistido en que “no se puede firmar un acuerdo más perjudicial para la ciudad de Alicante” que la adenda aprobada “de forma unilateral” por el Consejo de Ministros en la que se suprimen todas las infraestructuras ferroviarias para la ciudad de Alicante y se limita la construcción del Parque Central. Barcala ha indicado que el presidente de Avant tiene dos meses para celebrar un consejo de administración en el que quiere que saber el funcionamiento de la sociedad, si se constituyó la comisión específica prevista y que las distintas partes se pronuncien.

En el consejo de Avant de 2017 se adoptaron unos acuerdos vinculantes para todas las partes (gobierno central, autonómico, ayuntamiento y Adifcon unas bases y la hoja de ruta, con información técnica y una comisión específica”ha explicado el alcalde quien ha añadido que “queremos que se informe sobre los trabajos de esa comisión específica, de la que no se nos ha dado traslado nunca. No sabemos siquiera si se constituyó, ni si se hizo algún tipo de trabajo”.

Barcala también quiere “que se pronuncien todas las partes respecto a esa adenda que, despreciando todos los acuerdos que se adoptaron en ese consejo de 2017, el Gobierno aprobó en el pasado consejo de ministros, de forma unilateral, suprimiendo todas las inversiones para la ciudad de Alicante”.

Queremos que dentro del consejo de Avant que es donde adoptaron los acuerdos para la redacción de la adenda y donde se negoció se vuelva a debatir del por qué de la supresión” ha añadido el alcalde.

El alcalde de Alicante también ha manifestado su sorpresa por la postura de PSOE y Compromís que “siendo partícipes de esa negociación en 2017 y cerrando el acuerdo en unos términos, luego sean capaces de traer al Pleno todo lo contrario, como pasó el jueves pasado, desdiciéndose de una negociación que fue complicada y dura.

Luis Barcala además de señalar que “no tiene sentido” quiere que se explique “por qué se suprimen todas las inversiones”. El alcalde ha recordado además que firmar esa adenda representa “comprometerese a aceptar los términos de esa adenda en 10 años y aceptar la supresión de inversiones en la ciudad de Alicante. Y eso como es obvio no se puede firmar” ha subrayado el alcalde.

El alcalde se ha mostrado partidario de abrir todos los cauces para negociar. “La adenda, en los términos en que está planteada no permite la construcción de un Parque Central, solo de un trozo, y a cambio de eso suprimimos todas las infraestructuras necesarias para la ciudad de Alicante. No se puede firmar un acuerdo más perjudicial de los alicantinos” ha vuelto a insistir.

Luis Barcala ha explicado que firmar esa adenda significa también para Avant “renunciar a todo su objeto social y al motivo por el que se constituyó. Esto son las consecuencias que nadie quiere ver o que no interesa ver”.

El alcalde señalado además que en Valencia ha pasado todo lo contrario: infraestructuras que estaban previstas y otras que no, se han incluido en la adenda y se comprometen todas las partes a ejecutarlas. Y en Alicante quieren que todas las partes se comprometan a no ejecutarlas. Y eso, no lo voy a permitir”.

Dos meses

El alcalde ha explicado finalmente que ha pedido la reunión del consejo de administración de Avant, al disponer del 25 por ciento de la participación -la ley de Sociedades solo exige el 5 por ciento-. Y que ahora queda al criterio del presidente de Avant que tiene un plazo de dos meses para poder celebrarlo, “pero me parece una barbaridad que se agoten los plazos y que lo suyo sería que con ese mismo carácter de urgencia que se ha pedido se convoque y se celebre” ha comentado.

Fuera inversiones

La adenda aprobada por el consejo de ministros del pasado viernes borra de un plumazo todas inversiones ferroviarias contempladas para Alicante y pactadas en 2003, al tiempo que suscita un agravio comparativo respecto a otras ciudades como Valencia, donde el Ministerio de Fomento tiene previsto invertir 2.100 millones de euros en infraestructuras ferroviarias.

De esta decisión dependen entre otras cuestiones el total desarrollo del Parque Central, la estación intermodal, el intercambiador de Gran Gabriel y por tanto, la eliminación de esas vías y, por consecuencia, también la conexión de la variante de Torrellano.