Noticias de Alicante y provincia

domingo, 21 abril 2024

Un acusado de dar éxtasis a un menor que murió tras su consumo dice que le había advertido

Este hombre se enfrenta a una petición de 13 años de cárcel en el juicio que ha quedado visto para sentencia este viernes en la Sección Primera de la Audiencia de Alicante

Un hombre acusado de vender pastillas de éxtasis a un menor de 17 años que falleció después por el consumo ha asegurado este viernes en el juicio que había advertido a la víctima de que debía tomar la droga en pequeñas cantidades y sin mezclar con alcohol o bebidas energéticas.

Este hombre se enfrenta a una petición de 13 años de cárcel en el juicio que ha quedado visto para sentencia este viernes en la Sección Primera de la Audiencia de Alicante, donde su defensa, del abogado Eduardo Romera, ha pedido la libre absolución por el homicidio imprudente y dos años por el tráfico de drogas y la posesión de una pistola por las atenuantes de drogadicción y reconocimiento de los hechos.

“Le advertí del riesgo que eso suponía”, ha sostenido ante el tribunal a preguntas de su letrado antes de proseguir que le comentó que “se las comiera de trocito en trocito, no de golpe, porque es muy fuerte”, mientras que al fiscal le ha manifestado que desconocía la edad del joven y que este dato no suele ser “relevante” respecto a los efectos perniciosos del consumo de las pastillas.

“Es una lotería, no sabes si te va a pegar bien o mal”, ha dicho sobre unos hechos ocurridos entre el 30 de junio de 2023, cuando fue la venta, y el 22 de julio, momento en el que el menor falleció por un fallo multiorgánico supuestamente provocado por el consumo del éxtasis.

De acuerdo con el escrito inicial de la Fiscalía, el menor comenzó a sentirse mal junto a una amiga en el parque cercano a la estación del tranvía del MARQ de Alicante y sufrió convulsiones 40 minutos después de consumir las pastillas.

La madre presentó denuncia ante la Policía después de que se produjese el ingreso hospitalario del menor, lo que propició que la Policía acudiese al domicilio del procesado, situado en la ciudad de Alicante, y que se practicase su registro, donde halló 111 unidades de MDMA, además de 3.600 euros en efectivo y una pistola.

El acusado ha asegurado que él era consumidor habitual y que las compraba a un conocido tanto para consumo propio como para el de un grupo de cerca de 20 amigos suyos y también para venderlas a terceros. También ha admitido que le vendió las pastillas tanto al fallecido como a su hermano gemelo, aunque ha insistido en que desconocía a edad pese que, como mínimo, les había vendido en cerca de diez ocasiones previas, desde mediados de 2023.

La madre del fallecido ha declarado que no se tenía constancia de que su hijo padeciese ninguna patología ni enfermedad y que tampoco tenía conocimiento de que fuesen consumidores de drogas, mientras que el gemelo del fallecido ha relatado que ambos se habían iniciado en el consumo de estupefacientes un año antes del suceso y que siempre habían comprado las pastillas al acusado, al que habían conocido a través de una amiga.

Además, ha relatado que no recordaba que el procesado les hubiese preguntado la edad, ni que les hubiese advertido sobre posibles riesgos de su consumo.

La amiga que acompañaba a la víctima ha relatado que ese día subieron el consumo de una pastilla y media gris a dos para aumentar los efectos, y que el joven tomó una bebida energética.