Trabajar para vivir

El día que no escriba seré libre

vivir Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

Bertold Brecht dijo en una ocasión que “costaba más esfuerzo ser malo que bueno”. Tal vez por eso, ser malo, se ha convertido en el empleo mejor pagado. También es de Brecht esta frase memorable: “Los pobres se liberarán el día de San Jamás”. Corrosiva sentencia del poeta alemán, hasta ahora acertada…y que me gustaría, que un día se equivocara y lo llamáramos San Siempre.

El trabajo es una transfusión inútil que el tiempo inocula en nuestras venas, algunos se libran de ese vampiro pertinaz, les produce una especie de alergia, que se pasa con la cerveza: a quién no le gusta la buena vida mojada con lúpulo.

Los jubilados están al sol o a la lluvia, manifestándose estos días por unas demandas consideradas cercanas a lo justo. Estos abuelos y abuelas trabajaron duro durante la larga postguerra y construyeron los cimientos que lograron un futuro viable, anhelado y democrático para las generaciones posteriores. La “subida” salarial del 0’25% es una burla, una mofa y un remoquete, para estas personas que hicieron tanto por el desarrollo social y económico de nuestro país: ¿Qué ha ocurrido con el dinero que manaba desbordado por los ríos económicos desde los “felices” ochenta al dos mil?¿Por qué no se pagó entonces la deuda nacional a Europa, consintiéndose que ascendiera a más de un billón de euros, que ya no podemos pagar ni los intereses? ¿Qué porvenir tienen las personas en edad de trabajar, sin un trabajo estable y asegurado, o en el paro permanente? ¿Quiénes van a cotizar mañana? ¿Quiénes van a cotizar hoy…?

Las ideas más sencillas son las que nunca quieren llevar a cabo “nuestros representantes”, simplemente porque no cuestan dinero, o es muy barato, por eso prefieren hacer las cosas más difíciles y más “caras” para que sobrevenga la ruina económica y con ella la “crisis” permanente, perfecta excusa para los gobiernos con el fin de que la ”pobreza” producida se mantenga, y así poder “justificar” que no hay pasta para la plebe anciana, ni para subir los salarios escurridos al máximo, ni para solventar el futuro, que no tienen, de nuestros jóvenes…pero sí hay dinero para la policía, faltaría más: la sombra es siempre negra, aunque le des diez capas de colores.

Trabajar es cruel, y mucho más si lo haces sin vocación, por mera supervivencia 10 horas al día, y con un sueldo que te hace tan infeliz como el oficio al que te obliga tu dignidad como ser humano. Necesitamos una llave para abrir la puerta a un nuevo mundo, porque el mundo que tenemos de políticos chusqueros es malo de solemnidad; ese es el principal problema: unos políticos al servicio de los ricos y muy ricos y en contra de las reivindicaciones de los pobres y muy pobres. Todo un arsenal de impedimentos y diques, puestos en contra de cualquier movimiento popular de los ciudadanos y ciudadanas que intenten llevar a la práctica su malestar, manifestándose en masa por las calles públicas tratando de conseguir unas vidas dignas. ¡Ya basta de políticas confusas, las nuestras, las de la calle, son claras y diáfanas! Nos falta, unificar todas las demandas en una sola.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante

2 COMENTARIOS