Podem manifiesta su profunda repulsa por el desahucio de Elche y lamenta que el ayuntamiento no haya hecho nada por evitarlo

En el desalojo, de una familia con tres hijos cuyo piso había sido vendido a fondos buitre, se han vivido momentos de gran tensión y ha habido dos heridos.

Podem ha manifestado, a través del responsable de la secretaría de Movimientos Sociales y Acción Social, Roberto Pilosio, su “profunda repulsa y malestar por los momentos vividos en el desahucio de una familia con tres menores que había contratado una deuda por un préstamo hipotecario que fue vendida a un fondo buitre.”

“Compañeros que han estado presentes y las propias imágenes de los móviles hablan de momentos de extrema violencia y al menos dos heridos, hechos que no por sonarnos de casos anteriores son más tolerables,” ha explicado Pilosio, “condenamos totalmente lo ocurrido y lamentamos que el ayuntamiento no haya actuado para impedirlo. No aceptamos el desconocimiento como excusa, porque éste era el segundo intento de desalojo de esta familia y portavoces de la PAH aseguran que ya se habían producido reuniones con la concejalía responsable sobre este mismo caso, que llevaba fraguándose al menos un año. Esperamos que al menos se le faciliten una alternativa habitacional a una familia con tres hijas menores que puede quedar abocada a la exclusión social por una deuda de 18.000 euros.”

“Casos como éste nos recuerdan que el drama de los desahucios, aunque silenciado, no ha dejado de producirse, sea por primera vivienda o por alquiler” ha remarcado el portavoz de Podem, “y nos parece que en una situación de precariedad laboral y especulación feroz, sobre todo por el alza de los alquileres, leyes como la del desahucio exprés propuesta por Ciudadanos es poco menos que una crueldad intolerable.”

A estas declaraciones se ha sumado el Secretario General de Podem, Antonio Estañ, que ha asegurado encontrar “lamentable la actuación de la policía en un desahucio de Elche, mientras la PAH defiende el derecho a la vivienda de una familia frente a un fondo buitre.”

La historia de Rabia, Said y su tres hijas de 11, 8 y 3 años recuerda a muchas otras. Said firmó un préstamo hipotecario para adquirir una vivienda muy humilde en el barrio obrero ilicitano de Carrús. Gozaba de un trabajo habitual que le hacía pensar que podría afrontar los pagos, pero la precariedad hizo que se retrasara con uno de los pagos. La entidad con la que se había comprometido, dependiente del Citibank, vendió la deuda, de 18.000 euros, al fondo buitre Vuelta Direct Holding y se inició el proceso de desahucio.

La familia ha intentado negociar con el fondo, con sede en Luxemburgo, asesorada por la PAH, pero todos los intentos han sido infructuosos.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante

2 COMENTARIOS