El Grupo Parlamentario Popular (GPP) en Les Corts Valencianes ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) en la que insta al Consell a que  no cierre la oficina agraria de Almoradí y se “mantenga en plenas funciones” la de Orihuela “por el gran servicio que realizan para los agricultores de la Vega Baja”. La Conselleria de Agricultura ha dado orden de reestructurar este servicio administrativo y cerrar la oficina auxiliar agraria de Almoradí y traspasar parte de las funciones de Orihuela a Elche. El diputado autonómico popular Juan De Dios Navarro ha criticado que “esta nueva medida del Consell es otra muestra del desprecio con el que tratan al sur de la provincia de Alicante”.

El diputado popular ha anunciado la presentación de esta iniciativa en una rueda de prensa esta mañana, en la que han participado los alcaldes de Orihuela, Emilio Bascuñana; Almoradí, María Gómez; Benejúzar, Antonio Bernabé; Bigastro, Teresa Belmonte, y otros representantes del Partido Popular en la Vega Baja.

Navarro ha explicado que “no tiene sentido alejar las oficinas agrarias de los profesionales del sector, que es lo que pretende la Conselleria de Agricultura con esta reforma”. La Vega Baja supone el 50% de la renta agraria de la provincia de Alicante, con 43.000 hectáreas de cultivos y 1,5 millones de cabezas de ganado. “La obligación de la Administración es ayudar y estar cerca de los interesados”, ha asegurado el parlamentario popular, “que es justo lo contrario que hace ahora el Consell”.

Los populares exigen en su iniciativa que se mantenga la oficina agraria de Almoradí y que “quede con plenas funciones” la de Orihuela. Navarro ha recordado que, entre las dos, han tramitado más de 2.100 expedientes de ayudas para los agricultores de la zona. “Va contra toda lógica pretender que los profesionales tendrán que desplazarse a Elche para tramitar las subvenciones cuando lo tienen más cerca de casa”, explica.

“Lo que debería hacer el Consell es reforzar las oficinas de Orihuela y Almoradí con más personal, puesto que ambas han sido un gran soporte para el sector agrícola alicantino en los años más duros de la crisis”, incide Juan De Dios Navarro. Estas dos oficinas dan servicio a una población de 300.000 personas, con una gran dependencia de los sectores agrícolas y ganaderos.

El diputado popular recuerda que “la orden de Conselleria va en contra de  un acuerdo de Les Corts de 2016 en el que pedía, precisamente, que se aumentara la dotación de personal y económica de estas oficinas agrarias”. Navarro insta al Consell a “rectificar la nueva estructura y reforzar la existente en la actualidad”.

Además, ha asegurado que “cada decisión de la Generalitat refleja un nuevo menosprecio a la Vega Baja, una zona discriminada por el Consell en todos los aspectos”, desde el presupuesto (la media de inversión en la Vega Baja es de 45 euros frente a los 102 de la media autonómica) hasta las políticas educativas y ahora también económicas. “La Generalitat Valenciana tiene una deuda pendiente con la Vega Baja y esperamos que empiece ya a pagarle lo que le debe”, remata Navarro.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante