fbpx

Viernes atípico de pleno municipal y el cuento de la lechera

Rodolfo Carmona, concejal socialista del Ayuntamiento de Torrevieja escribe un artículo de opinión sobre el último pleno.

Viernes atípico de pleno municipal en Torrevieja, que toca todos los últimos jueves del mes, así que el cuerpo tiene la sensación de estar en un, permítanme la licencia literaria, “jueveviernes” imposible. Tal vez por eso estuvo el Pleno un tanto deslabazado, donde el alcalde volvió a contar su verdad, que nada tiene que ver con la realidad o se le parece muy poco, algo parecido al dicho periodístico de que no dejes que la verdad te tumbe un buen titular aplicado a la política local.

Pero el mundo de papel cuché y jauja que el gobierno municipal pretende convencer que está construyendo, es una variante más del infantil cuento de la lechera que por más que lo cuentes siempre acaba igual. Ciertamente se han puesto en modo campaña electoral, si es que en estos últimos seis años ha dejado de estarlo un solo día.

Tal vez por eso, este “jueveviernes” nos trajo un debate casi solvente, también peculiar, donde los portavoces y concejales que intervinieron lo hicieron defendiendo sus posiciones con el debido decoro que exige intervenir en el pleno, a excepción de algún miembro del gobierno municipal que no dejaba de hablar por lo bajini cuando intervenían los portavoces de la oposición. Hay quien entiende el trabajo de la política con el de no recibir ninguna pega a su gestión y así, está claro, no llegamos muy lejos. Y mucho menos con la actitud de mamporrero de feria que algún edil viene demostrando pleno tras pleno. No está hecha la política para quien le escriben las intervenciones.

Dijo el alcalde un dicho torrevejense, mas buche que un mata pavos, en relación a una intervención de un portavoz de la oposición. Muchas veces a lo largo del pleno me vino lo de más buche que un mata pavos para definir mentalmente las intervenciones de Eduardo Dolón. Aunque, no quiero enmendar al alcalde como poseedor del acerbo torrevejense, su dicho no fue más que la fusión de dos en uno: más buche que una ballena y más barra que un mata pavos. Pero esto no deja de ser una un guiño a nuestras abuelas y a la infancia de hechas y dichos sin más intención que el de abandonarme a la nostalgia del ayer de canicas y un, dos, tres, al escondite inglés, sin mover las manos ni los pies.

Debo decir que el alcalde es un buen orador y en cada pleno escenifica muy bien su particular show de Truman, su íntimo soliloquio de Hamlet, con menos filosofías que en el original, ante la cámara amiga de TVT, donde los años de tablas y sueldos públicos se le notan. Creo que debería atender más los intereses de la ciudad antes que a los de su partido, tanto local, provincial, autonómico y nacional.

La primera regla que todo político debería, deberíamos aceptar, es que a veces, no pocas veces, los intereses de cada uno de nosotros planteados de manera individual no coincide con los intereses colectivos. Arcano indescifrable que muchos no han llegado a aprender en nuestro cerrado mundillo político, aunque algunos de ellos pontifiquen como tertulianos en radios y televisión, retirados a medias de la política, pero no del enredo y la avaricia.

Rodolfo Carmona. Concejal socialista del Ayuntamiento de Torrevieja.

CatalanSpanish